Categorías de la sección
Рекламный блок

El sufijo -azo / -aza

Este sufijo apenas se une a adjetivos. Cuando sigue a bases nominales actúa como lo hace -ón/-ona sobre los adjetivos: intensifica, pues, los términos positivos (exitazo, talentazo) y también los negativos (escandalazo, ladronazo). Unido a bases que carecen de sentido estimativo puede recibir una interpretación estrictamente aumentativa (torazo ‘toro muy grande’). Sin embargo, es más frecuente que la ponderación adquiera connotaciones elogiosas (articulazo, artistaza, cochazo o carrazo, estilazo, golazo, gustazo, maridazo, notaza, ojazos, tipazo), salvo cuando expresa exceso o desmesura; en tales casos predomina la connotación peyorativa: acentazo, calorazo, dedazo, jefazo, manaza. Con frecuencia es el contexto el que determina la pertinencia de una u otra interpretación. Es propia del español europeo la variante -azas que da lugar a sustantivos de persona (bocazas, bragazas, manazas), todos invariables en plural y con fuerte carga peyorativa: Me hubiese gustado haberlo hecho con más habilidad. Soy un manazas, nunca lo negué (Díez, Oscurecer). 



La vitalidad de este sufijo está sujeta a considerable variación. En México y Centroamérica, por ejemplo, se usa manota, dedote, mientras que en otras áreas se prefiere manaza, dedazo. Como se señaló anteriormente (Otros sufijos característicos de los adjetivos calificativos), este aumentativo no cambia el género de la base, lo que permite distinguirlo de los derivados en los que -azo expresa la idea de golpe. Los sustantivos resultantes en tales casos son siempre masculinos: escoba > escobazo; echa > echazo.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: