Categorías de la sección
Рекламный блок

Sufijos característicos de adjetivos gentilicios y derivados de antropónimos

El sufijo -ano / -ana se aplica a un gran número de gentilicios a partir de topónimos que designan ciudades, provincias, regiones, países o continentes: 

africano, americana, araucano, astorgana, asturiano, australiana, bogotano, boliviana, castellano, colombiana, coreano, ecuatoriana, floridano, guineana, italiano, jamaicana, mexicano, montevideana, peruano, romana, temucano, toledana, troyano, zacatecana. 

Este mismo sufijo aparece también en muchos adjetivos no gentilicios derivados de nombres comunes de lugar, como aldeano, ciudadana, hortelano, mundana, provinciano, serrana, urbano o villana —algunos con usos calificativos y relacionales—, o bien en derivados de adverbios, como cercano o lejana. Se forman también con este sufijo adjetivos derivados de nombres propios de persona, sean de pila (dominicano, gregoriana, virgiliano) o apellidos (copernicano, galileana, luterano). El sufijo ofrece la variante -iano / -iana como en los gentilicios bostoniano, ecuatoriana, sahariano, y en derivados de nombres propios como bolivariana, freudiano, lorquiana, que no corresponde a los adjetivos en los que la vocal -i- pertenece a la base léxica, como horaciano, murciano o veneciana. 

El sufijo -ino / -ina forma también un gran número de adjetivos gentilicios, como andino, antofagastina, bilbaíno, fueguina, granadino, huancaína, neoyorquino, parisina, salmantino, sanjuanina o santafesina, entre otros. Da lugar asimismo a adjetivos formados sobre antropónimos, como carolino, cervantina, fernandino, gongorina, isabelino, paulina o vicentino. Algunos de los adjetivos que se forman con este sufijo son calificativos y responden a la paráfrasis ‘semejante a N o que posee las características de N’, como alabastrino, ambarina, coralino, cristalina o diamantino. Otros son adjetivos de relación y admiten la paráfrasis, propia de estos, ‘relativo o perteneciente a N’, como marino o matutina, y también los formados sobre nombres de especies animales (bovino, equina, felino, leonina, ovino, serpentina). Varios de este último grupo admiten a veces usos calificativos, como en agilidad felina. 

Forman asimismo un elevado número de adjetivos gentilicios los sufijos -ense (o su variante -iense), -eño / -eña y -és / -esa

ateniense, bonaerense, costarricense, lucense, morelense, nicaragüense, parisiense; angoleño, asunceña, caraqueño, hondureña, limeño, madrileña, panameño, puertorriqueña; aragonés, cordobesa, genovés, irlandesa, japonés, leonesa, libanés, tailandesa, tirolés. 

Se forman igualmente con -eño / -eña y con -és / -esa algunos adjetivos derivados de nombres comunes de lugar, como isleño, istmeño, lugareña, norteña, sureño, burgués o montés, y otros procedentes de adverbios. Así, en diferentes países americanos, arribeño o alteño se aplican a la persona o la cosa que procede de las tierras altas, y fuereño o afuereño significan ‘forastero’. Muestran bases léxicas supletivas cingalés (de Ceilán), danés (más usado que dinamarqués) y finés (que alterna con finlandés)

El sufijo -eco / -eca, que se asocia generalmente con el sufijo náhuatl -ic o -tic, se reconoce en muchos gentilicios mexicanos o centroamericanos, como chiapaneco, chichimeca, cholulteco, cuzcatleca, guatemalteco, mazatleca, tamaulipeco, tepozteca, yucateco o zacateca. Este sufijo se distingue de su homónimo -eco / -eca, de origen romance, que aparece en algunos adjetivos que designan defectos, como chueco ‘patituerto’ o patuleco ‘con un defecto en los pies o en las manos’. Unos pocos adjetivos gentilicios se forman con el sufijo -o / -a, como argentino, bosnia, chino, lipina, lituano, palestina, ruso o tucumana. La terminación en -o se extiende a las bases léxicas del primer gentilicio en compuestos como francocanadiense o italofrancés. Son considerados tradicionalmente formaciones regresivas los adjetivos y sustantivos andaluz, alemán o inglés, entre otros, que se asocian con Andalucía, Alemania e Inglaterra respectivamente. No obstante, entienden algunos morfólogos que el proceso morfológico se produce en la dirección opuesta, de forma que el gentilicio constituiría la base para formar el topónimo: andaluz > Andalucía. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: