Categorías de la sección
Рекламный блок

Otros sufijos característicos de los adjetivos calificativos

El sufijo -ento/-enta y su variante -iento/-ienta forman adjetivos que toman bases nominales y denotan la presencia en alguna persona o cosa de la noción designada por el sustantivo, a menudo con intensidad, extensión o abundancia, como en polvorienta (‘llena o cubierta de polvo’). Algunos de estos adjetivos expresan la cualidad de tener, mostrar, sentir o manifestar dicha noción, como hambriento o somnoliento. n grupo numeroso de ellos indican falta de limpieza, aseo o compostura en la persona o en la cosa, como en los siguientes derivados, muchos de extensión restringida: 

angurriento (de angurria ‘voracidad’), basurienta, ceniciento, granujiento (de granujo ‘grano’), grasienta, gusaniento, harapienta, pelusienta (usado en parte de las áreas andina y centroamericana), pezuñento (derivado de pezuña, usado en el Perú y otros países andinos), piojento, pulguienta, sarniento (también existe sarnoso), trapienta. 

Se derivan de adjetivos amarillento (‘que tiende al amarillo’), avariento y acuchento (de flaco), este último usado en algunas áreas del español americano. Los adjetivos que contienen el segmento -lento / -lenta o -liento / -lienta son todos de origen latino: corpulento, atulento, raudulenta, sanguinolenta, somnoliento o soñoliento, suculenta, truculento, virulenta. Solo en algunos de ellos se percibe, desde el análisis sincrónico, la relación con su base nominal (cuerpo, fraude, sangre, sueño), por lo que no resulta claro que las demás voces de este grupo posean una estructura morfológica en el español actual. 

El sufijo -udo / -uda forma adjetivos que suelen aplicarse a personas o a animales que se destacan por el tamaño, el exceso, la desproporción o la malformación de alguna parte de su cuerpo. Véanse los siguientes ejemplos: 

barbudo, bigotudo, cabelludo, cogotuda, dientuda, greñuda, hocicudo, huesuda, jetudo, juanetuda, lanudo, melenuda, mofletuda, morrudo, nalgudo, narigudo, orejudo, pantorrilludo, panzuda, patilludo, patudo, peluda, picudo, tripudo, trompudo, zancuda. 

También denotan exceso o abundancia, aunque en alguna otra magnitud, confianzudo (‘que se toma excesiva confianza’), cachazuda (de cachaza) o espinudo (‘espinoso, difícil’, usado en Chile). 

Coincide el sufijo -ón/-ona con -udo/-uda en algunos de sus usos, aunque el primero se emplea más frecuentemente. Ambos alternan en pares como barrigón ~ barrigudo; cabezón ~ cabezudo; panzón ~ panzudo. El carácter despectivo que se asocia a este sufijo se reconoce en derivados de base verbal (V-ón), como adulón, buscón, comilona, criticona, destrozón, dormilona o zumbón, así como, a veces, en algunos adjetivos referidos a la edad de las personas, como cuarentón, cincuentona o sesentón, y también en derivados de ordinales, como segundón ‘hijo segundo’ y ‘persona que ocupa un puesto de menor relevancia que otra’.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: