Categorías de la sección
Рекламный блок

Grupos semánticos de sustantivos comunes en cuanto al género: profesiones, títulos y actividades

En los apartados anteriores se ha comprobado que está sujeta a cierta variación la presencia de marcas de género en los sustantivos que denotan algunas profesiones o actividades desempeñadas por mujeres. Muchos de ellos eran comunes en cuanto al género, mientras que en algunos casos el femenino designaba antiguamente a la esposa del que ejercía un cargo o una profesión (la coronela, la gobernadora, la jueza). Sin embargo, estos sustantivos están hoy sujetos a moción genérica, ya que las mujeres ejercen estas actividades de forma habitual. 

Muchos sustantivos de persona con masculino en ­o que designan cargos, títulos, empleos, profesiones y actividades diversas presentan el femenino en -a. La lengua ha acogido femeninos como abogada, arquitecta, bióloga, candidata, catedrática, diputada, física, ginecóloga, ingeniera, licenciada, matemática, ministra, música, odontóloga, torera. No se rechazan los sustantivos femeninos de persona que coinciden con nombres de ciencias, artes o disciplinas, como física, informática, matemática, música, política, práctica (de un puerto), química, técnica, aun cuando puedan dar lugar a dos interpretaciones. En cambio, otros sustantivos como bedela, edila, scala, jueza o médica han recibido desigual aceptación en los países hispanohablantes. 

Se consideran comunes en cuanto al género los sustantivos que designan grados de la escala militar, cualquiera que sea su terminación: el soldado / la soldado; un teniente / una teniente (y lo mismo cabo, sargento, comandante, coronel, general). En diversos países se emplea capitana para designar el femenino de este grado militar, pero es más frecuente usarlo para hacer referencia a la mujer que dirige una nave o un equipo deportivo. Son también comunes los sustantivos que designan, metonímicamente, a la persona que ejerce el oficio de tocar un instrumento de música, como el contrabajo / la contrabajo. 

Las fórmulas de tratamiento se asimilan a los sustantivos comunes en cuanto al género en lo relativo a la concordancia, independientemente de si los nombres sobre los que se forman son femeninos o masculinos. Así pues, alteza es un sustantivo femenino, pero la expresión Su Alteza admite, en la lengua actual, los dos géneros, según haga referencia a un hombre o a una mujer. Cabe decir lo mismo de otros tratamientos: Su Excelencia ha sido muy {generoso ~ generosa} conmigo; Su Majestad era partidario de abandonar Marruecos a su suerte (Mendoza, Ciudad); ¡Bien podemos quererle! ¡Su Ilustrísima es un santo y un sabio! (Miró, San Daniel). Aun así, en los adjetivos que funcionan como modificadores no se suele aceptar la discordancia: Su Excelencia {*reverendísimo ~ reverendísima}.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: