Categorías de la sección
Рекламный блок

Clases de género. Su presencia en los sustantivos

Atendiendo al género, los sustantivos se clasifican en masculinos y femeninos. Con muchos sustantivos que designan seres animados, el género sirve para diferenciar el sexo del referente (gato / gata; niño / niña; presidente / presidenta; alcalde / alcaldesa). En el resto de los casos, el género de los sustantivos es una propiedad gramatical inherente, sin conexión con el sexo. Su terminación no siempre pone de manifiesto el género que les corresponde: por ejemplo, césped y pared son, respectivamente, masculino y femenino, como indican los elementos subrayados en el césped húmedo y la pared blanca

Los sustantivos no tienen género neutro en español. Solo lo tienen los demostrativos (esto, eso, aquello), los cuantificadores (tanto, cuanto, mucho, poco), el artículo lo y los pronombres personales ello y lo. El género en que aparecen los adjetivos y otros modificadores de estos elementos neutros no se diferencia morfológicamente del masculino: 

Sé que hay en mí mucho bueno y mucho malo (Gómez Avellaneda, Autobiografía); Pues yo te digo que eso es imbécil y monstruoso (Baroja, Aurora); Todo ello era falso, como luego se demostró (Semprún, Federico Sánchez); Esto es solamente cierto para las guerras de conquista (Madero, Sucesión). 

También son neutros los pronombres que se refieren a las oraciones: —¿Dijo que llamaría? —No, no dijo eso; A dónde fueron a parar no lo supe (Barnet, Gallego). Más que un tercer género del español equiparable a los otros dos, el neutro es el exponente de una clase gramatical de palabras que designan ciertas nociones abstractas. 

Los sustantivos en los que el género permite diferenciar el sexo de los seres designados muestran varias posibilidades. Muchos añaden un su jo a la raíz, como duque / duquesa o poeta / poetisa. Algunos, llamados heterónimos, utilizan radicales diferentes, como toro / vaca; yerno / nuera; caballo / yegua. Los sustantivos comunes en cuanto al género no experimentan cambios en su forma, pero su género queda reflejado en los determinantes o los adjetivos que los acompañan: el artista / la artista; el profesional / la profesional; el testigo / la testigo. 

Los sustantivos ambiguos en cuanto al género pueden usarse indistintamente como masculinos o femeninos para designar la misma entidad, gene­ralmente inanimada: el mar / la mar o el vodka / la vodka. Son, por último, nombres epicenos los que se refieren a seres vivos de uno u otro sexo mediante un único género gramatical, sea este masculino —el rinoceronte, el ombú, el personaje— o femenino —la lechuza, la palmera, la víctima.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: