Рекламный блок

Incidencia de los adjuntos. Su posición sintáctica

Los adjuntos pueden modificar, como se ha explicado, a casi todos los grupos sintácticos. A los que inciden sobre el grupo verbal puede aplicárseles la clasificación expuesta para el adverbio en Clases de adverbios. Criterios de clasificación. Allí se explica que, según ocupen una posición en el interior del grupo verbal o fuera de él, se dividen en nucleares o centrales y periféricos. Entre estos últimos están los adverbios oracionales, así llamados porque inciden sobre toda la oración. Se suelen subdividir en adverbios de la enunciación (Francamente, no sé qué hacer), temáticos o de tópico (Económicamente, la situación es insostenible) y del enunciado: Posiblemente se encontraban en una especie de isla (Allende, Ciudad). En esta ordenación en capas o estratos, los adjuntos más próximos al predicado verbal suelen denotar tiempo, lugar, cantidad, manera, compañía, instrumento y otras nociones similares. Los que expresan causa y finalidad modifican al predicado en una capa más externa; los que indican condición (con un poco de suerte) suelen ser temáticos y se sitúan en posiciones aún más periféricas. Estas distinciones constituyen, sin embargo, tendencias más que generalizaciones absolutas. 

La clasificación propuesta se extiende a los adjuntos que pertenecen a otras categorías, si bien estas pueden presentar mayores restricciones en las posiciones mencionadas. Muchos grupos preposicionales presentan una sintaxis similar a la de los adverbios en mente. Así, el grupo preposicional con franqueza en Respondí con franqueza modifica al verbo responder dentro del grupo verbal (es, pues, nuclear o central), pero en Y... con franqueza..., a mí me encantaría que desechase usted ese antojo (Insúa, Negro) corresponde a un adverbio oracional de la enunciación (Adverbios de la enunciación). A su vez, son temáticos muchos grupos preposicionales situados en posiciones iniciales o en incisos, como en Solía llevar la botellita en el bolsillo interior del lado derecho de la chaqueta, y en esas circunstancias no se atrevió a cambiar de mano el revólver (Satué, Carne). 

Modifican al enunciado otros grupos preposicionales, entre ellos los que supeditan a algo o alguien lo que se afirma, como en Blanch fue asesinado alrededor de las once y cuarto, según el forense (Ribera, Sangre). La alternancia entre adverbios y grupos preposicionales, muy habitual cuando ambos inciden sobre grupos verbales, se ve más restringida cuando lo hacen sobre los grupos nominales y los adjetivales, unas veces por razones fonológicas y otras por motivos sintácticos. Así, la posición prenominal, posible para el adverbio en los aquí presentes o los ahora obsoletos métodos, resulta mucho menos natural con un grupo preposicional, ya que estos no se suelen anteponer en español. 

Los llamados adjuntos temáticos, libres o situados en posición de tópico son modificadores del predicado verbal, pero se adelantan a una posición periférica. Esta posición es compatible con los complementos de régimen (De eso, prefiero no hablar), pero se extiende a otros segmentos (En el tren iba pensando: Los adjuntos como modificadores no seleccionados). Suelen denominarse de marco o de encuadramiento los adjuntos temáticos temporales o locativos que introducen un escenario, en el sentido de un conjunto de informaciones espaciotemporales a las que se circunscribe la predicación subsiguiente. En ocasiones aparece más de un complemento de este tipo, como los subrayados en En la Patagonia argentina, a fines de siglo, los soldados cobraban contra la presentación de cada par de testículos (Galeano, Venas), o en En Aguirreche, en su cuarto, la tía Úrsula guardaba libros e ilustraciones con grabados españoles y franceses (Baroja, Inquietudes). Son muy habituales en la posición temática los adverbios de punto de vista (Adverbios temáticos, libres o de tópico​​​​​​​) y los grupos preposicionales que alternan con ellos, como deportivamente ~ desde el punto de vista deportivo o económicamente ~ en lo relativo a la economía. 

Algunos grupos preposicionales en posición de tópico inicial reciben interpretaciones equivalentes a las que proporcionan las oraciones subordinadas. Así, el grupo preposicional subrayado en En la oficina, trabaja; pero en su casa, no consigue hacerlo admite paráfrasis como ‘Cuando está en la oficina ’ o ‘Si está en la oficina ’. Influyen en esta interpretación ciertas marcas sintácticas, como la presencia de tiempos prospectivos. Contrastan, en efecto, Con solo leerlo dos veces, te lo aprenderías, donde el segmento subrayado se interpreta semánticamente como una prótasis condicional (‘si lo leyeras solo dos veces’), y Con solo leerlo dos veces, se lo aprendió, donde recibe, en cambio, interpretación causal (‘por el solo hecho de leerlo dos veces’). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: