Рекламный блок

Vínculos sintácticos y discursivos entre el tópico y la oración a la que corresponde

Las construcciones llamadas comúnmente tematizadas o topicalizadas contienen un tópico inicial. La anteposición del tema (o topicalización) ha sido entendida de dos maneras diferentes: o bien como un proceso de adelantamiento sintáctico de cierta información, o bien como un elemento situado directamente fuera de ella y vinculado al resto del mensaje mediante varios recursos formales. En el primer caso, la expresión subrayada en De fútbol no pienso hablar contigo se antepone desde la posición que ocupa normalmente en el grupo verbal (hablar de fútbol); en el segundo caso se sitúa directamente en posición inicial, por tanto sin anteposición. No se duplica en el interior de la oración porque no existen en español pronombres que sustituyan a estos grupos preposicionales. Se ha aducido en contra de que los tópicos iniciales sean resultado de un proceso de anteposición el hecho de que puedan ir seguidos de preguntas (De eso ¿quién podría hablar?) o de imperativos (En casa de tus abuelos compórtate como es debido), entre otros enunciados. Algunos autores llaman dislocadas a las construcciones tematizadas formadas con duplicación pronominal, como en A Marta hace tiempo que no la veo. 

En el caso de los tópicos iniciales formados por grupos nominales o preposicionales de nidos que desempeñan la función de complemento directo o indirecto, el vínculo entre el tópico inicial y la oración que lo sigue se establece a través de un pronombre átono: 

Mis caprichos los necesito, no solo para agradarle, sino incluso para que usted me entienda, cuando hablo (Ocampo, V., Testimonios); Eso mismo yo me lo he preguntado muchas veces (Mundo [Esp.] 12/5/2005); A la tía le agradó el obsequio (Delibes, Diario). 

Cuando el segmento nominal situado como tópico carece de artículo, no suele duplicarlo un pronombre. Contrastan así El pan, no lo quiero y Pan, no quiero. Resulta, en cambio, anómala la variante *Pan, no lo quiero. Cuando el tópico es un atributo, se produce alternancia entre la presencia de lo y su ausencia: Muy inteligentes, no parecía que {lo fueran ~ fueran}. También los posesivos pueden establecer el vínculo entre el tópico y el resto de la oración, como en En cuanto a Mónica, me dijo su madre que había abandonado los estudios. Se recomienda evitar las construcciones en las que se usan pronombres tónicos en referencia a tópicos que no corresponden a un objeto directo ni indirecto, como en De Clara, hace siglos que no sé nada de ella; Ese tema, no pienso hablar contigo de él. Lo mismo cabe decir de ciertas faltas de concordancia, como la que se observa en Yo, me parece que..., en lugar de la forma más correcta A mí me parece que... 

Las construcciones topicalizadas son posibles en el interior de las subordinadas sustantivas, como en on eso que mi viudez la pasé mal (Giardinelli, Oficio), pero el tópico que se retoma en ellas puede hallarse fuera de sus límites sintácticos, como en los ejemplos siguientes: 

En cuanto a dureza, creo que la tiene, anque entavía no se me ha puesto delante la popa de ningún inglés para probarla (Galdós, Episodios); Eso me parece que no es correcto (Proceso [Méx.] 3/11/1996); La chica le pide que no corra tanto, los caballos parece que van a desbocarse, pero el mayordomo no le hace caso (Puig, Beso). 

Los tópicos iniciales están vinculados con la posición de sujeto dentro de la subordinada sustantiva en los dos últimos ejemplos, por lo que concuerdan con el verbo de esta. En efecto, los caballos (plural) no concuerda con parece, sino con van. Se registran en el habla espontánea variantes con el verbo parecer en plural (Los caballos parecen que van...) que se consideran incorrectas y se recomienda evitar. 

En las construcciones de infinitivo de interpretación temática o infinitivo topicalizado (§ 25.5.5b) puede duplicarse el verbo en la oración que sigue, como en Recibirlo, yo lo recibo; Pasarlo, lo que se dice pasarlo, nos lo pasamos sibarita (García Hortelano, Mary Tribune). Cuando estas construcciones corresponden a ciertas perífrasis verbales de infinitivo, y a otras construcciones que se les asimilan, puede aparecer el infinitivo hacerlo en el interior de la oración que retoma el tópico (Cocinar, no sabe hacerlo todo el mundo), o bien construirse sin marca alguna que lo represente (Cocinar, no sabe todo el mundo). 

Se suele llamar tópico contrastivo o paralelo el que introduce un elemento del que se predica alguna información que contrasta con la que se atribuye a otra entidad, generalmente también expresa, como en Entregó a Hermógenes la lanza y a Olegario la tea (Donoso, Casa), con elipsis del verbo. A diferencia de otras informaciones temáticas, los tópicos contrastivos no se eliden en el discurso. Al igual que los focos, entran en relaciones de contraste, pero presentan algunas características de los tópicos, como la reproducción mediante pronombres: Este libro puedes llevártelo, pero aquel otro no te lo puedo dejar. 

El vínculo entre el tópico y la información remática puede no ser estrictamente formal, sino solo discursivo. Las construcciones así formadas resultarán más o menos felices en función de que hablante y oyente compartan las suposiciones que no se hacen expresas. Se subrayan en los ejemplos que siguen los temas iniciales que no son retomados por pronombres: 

Por lo que toca a la dilación, me contestó mi amigo, no es mucho (Fernández Lizardi, Periquillo); En cuanto a los sueldos actuales, designe un administrador y entiéndase con él (Onetti, Astillero); En lo que respecta a esa Naturaleza, Descartes coincide con los físicos e incluso va más allá en el mecanicismo (Ynduráin, Clasicismo). 

La presencia o ausencia de sujeto expreso depende de factores relativos a la estructura informativa. Los sujetos preverbales se omiten cuando son temáticos, como el de dijo en Ulrica me invitó a su mesa. Me dijo que le gustaba salir a caminar sola (Borges, Libro), ya que su referente (Ulrico, en este caso) ha sido introducido en el discurso precedente. Por el contrario, el sujeto se expresa cuando se asimila a un tópico contrastivo, como en este diálogo: —El profesor está enfermo. —Él dice que no. La afirmación que sirve de réplica contrasta aquí con la opinión manifestada por el autor de la primera parte del mensaje. No siguen la tendencia general a eliminar los sujetos temáticos algunas variedades del español hablado en el área caribeña, en las que los pronombres tónicos preverbales no reciben necesariamente interpretación contrastiva, como el pronombre yo en la respuesta Yo no recuerdo a la pregunta ¿A qué hora llegaste anoche? En la mayor parte de las áreas lingüísticas se evita el pronombre en estos contextos. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: