Рекламный блок

Estructura y posición de los tópicos

Desde el punto de vista de su estructura interna, los tópicos pueden ser grupos nominales, pronominales, preposicionales, adverbiales y, a veces, también adjetivales: 

El verso lo decía como nadie (Fernán Gómez, Viaje); Eso de que estaba peor en Río Grande, qué significa (Collyer, Pájaros); De la vida privada no me gusta hablar (Clarín 5/2/1997); Técnicamente, era una violación del derecho de extraterritorialidad (Barea, Forja); —No es feo. —No, feo no es (Cabrera Infante, Tigres). 

Los tópicos pueden ser también segmentos oracionales con verbos en forma personal, como en En cuanto a que esté loca, no lo dudo (Laforet, Nada), o bien con oraciones de infinitivo, gerundio o participio: Claudicar, no pienso hacerlo; Lamentándote, no consigues nada; Destruida por las invasiones bárbaras, la ciudad se volvió a levantar en el siglo XI

Desde el punto de vista de la posición que ocupan, los tópicos pueden ser iniciales, finales y mediales. Los más frecuentes son los iniciales, y los menos comunes, los finales, como No la había oído jamás, esta canción; Ya lo han traído, el sofá o Yo ya se lo dije, que no encontraría nunca casa (Martín-Santos, Tiempo). Los tópicos intermedios suelen asimilarse a los incisos: Las fuentes de Ortega, losó camente hablando, se suponen todas en Alemania (Lledó, Días). En los ejemplos anteriores resulta fundamental la presencia de las comas (así como la entonación que estas transcriben) para marcar los tópicos. 

Los tópicos iniciales pueden concatenarse, es decir, formar series yuxtapuestas de dos o más tópicos sin la intervención de conjunciones. Estos tópicos son característicos de la lengua coloquial o de las variantes de la escrita que la reflejan, como en Dice que él esas cosas no las entiende; Mi abuela el arroz lo hacía siempre muy caldoso; Yo, hoy, de ese asunto no pienso hablar o en A él, el desayuno, los domingos se lo sirven en la cama. Los tópicos intermedios o finales no son, en cambio, dobles o triples. Son frecuentes en los registros menos formales de la conversación los llamados tópicos en suspenso, que suelen indicarse con puntos suspensivos en la escritura: El colegio del niño, prefiero que se lo preguntes a él; El viaje a Italia, mejor lo discutimos otro día. Estos segmentos iniciales, marcados por una entonación suspensiva, se retoman en la oración que introducen, a menudo a través de alguna referencia anafórica. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: