Рекламный блок

El foco de la afirmación. Construcciones con el adverbio sí

Para introducir toda una oración como información focal, enfatizar su relevancia o bien oponerla a las informaciones orientadas en sentido contrario, se usan las construcciones de relieve encabezadas por lo que sucede es que o lo que pasa es que. Estas expresiones no se emplean al comienzo de un discurso, ya que se apoyan en una información proposicional previa que reafirman o rebaten. Asimismo, la expresión es que... se antepone en el coloquio a oraciones que introducen justificaciones (unas veces aclaraciones y otras excusas o disculpas) relativas a lo que se declara en el discurso precedente: ¿Por qué ese súbito interés por Góngora? Es que Góngora era el poeta maldito, el artista raro (Alonso, D., Poesía). También se usa es que... antepuesta directamente al grupo verbal, por tanto, tras un sujeto (Tú es que eres muy friolenta; Mario es que siempre llega tarde) o tras uno o varios segmentos temáticos: Yo en casa con Luis es que me lo paso de maravilla. 

El adverbio presenta dos usos diferenciados. En el primero se emplea como adverbio de afirmación, por ejemplo para contestar una pregunta disyuntiva (—¿Vienes? —Sí); en el segundo se usa como adverbio de foco ante grupos verbales manifiestos a los que precede de manera contigua, como en El cartero sí ha traído el paquete. En este uso alterna con sí que: Eso sí te gustaría ~ Eso sí que te gustaría. El foco del adverbio puede ser contrastivo o informativo (Foco presentativo y foco contrastivo). El más habitual es el contrastivo, que requiere una negación previa, sea explícita, como en no ahora, pero sí más tarde, o implícita, como en Ahora sí que podrás dedicarme la noche (Buero, Tragaluz). Este último texto adquiere sentido si se supone que se ha mencionado previamente alguna situación en la que la persona a la que se dirige el hablante no podía dedicarle ese período de tiempo. Cuando el foco de es informativo, no se requiere tal negación previa. De este modo, la expresión sí llevaría que aparece en Sobre todo le encargó que llevase alforjas; e dijo que sí llevaría (Cervantes, Quijote I) podría parafrasearse con un adverbio de énfasis: ‘desde luego que llevaría’. 

En una variante del uso contrastivo se usa tras la conjunción adversativa pero. Así, en No la puedo recibir el martes, pero sí el miércoles, el grupo nominal el miércoles no se limita a sustituir al foco de no (el martes), sino que ofrece una alternativa (supuestamente favorable a los intereses del interlocutor), que se interpreta en cierta relación escalar con ella. Se analiza esta cuestión en La conjunción pero.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: