Рекламный блок

Características sintácticas de los focos

En la focalización se adelanta el foco al principio de la oración. La presencia o ausencia de la duplicación pronominal es el rasgo fundamental que diferencia las estructuras de topicalización de las de focalización. Se distinguen, por ejemplo, Eso digo yo y Eso lo digo yo, en que el pronombre eso es el foco de la primera, que admite paráfrasis con una copulativa enfática (Eso es lo que digo yo), mientras que es el tópico de la segunda, equivalente a En cuanto a eso, lo digo yo. 

Los focos nominales antepuestos se suelen pronunciar con acento enfático, aunque de intensidad variable. Frente a lo que sucede con los tópicos, no van separados por pausa del segmento al que preceden: Demasiado vino diría yo que has tomado; Algo deberíamos regalarle a tu primo; el que eso piense. Como muestran las dos primeras oraciones, se forman de manera natural con expresiones no definidas, a diferencia de lo que suele ser normal con los tópicos: *Algo, me lo dijo Juan ayer. Por otra parte, los focos presentan resistencia a anteponerse en las oraciones negativas (*Eso no dije yo; *Vino no toma él nunca, sino coñac), mientras que los tópicos admiten la negación con naturalidad (Eso no lo dije yo; El vino no lo toma él nunca). 

Cuando el foco se adelanta al principio de la oración, el sujeto aparece en posición posverbal. Se obtienen así los contrastes siguientes: 

Eso mismo pensaba yo hacer esta tarde ~ Eso mismo pensaba hacer yo esta tarde ~ Eso mismo pensaba hacer esta tarde yo ~ *Eso mismo yo pensaba hacer estar tarde. 

La anteposición enfática es un proceso muy cercano a la interrogación o a la exclamación desde el punto de vista sintáctico y semántico. En efecto, al igual que los focos, también las palabras interrogativas y los grupos que forman se sitúan al principio de la oración, representan información nueva en la pregunta y no admiten segmentos entre ellos y el verbo (¿Qué pensará Pedro? ~ *¿Qué Pedro pensará?). Se exceptúa el español hablado en parte del área caribeña, en el que resulta natural la anteposición (¿Qué tú crees?), pero también los sujetos pronominales en los tópicos no contrastivos (Vínculos sintácticos y discursivos entre el tópico y la oración a la que corresponde). Interrogativos y focos pueden, por otra parte, aparecer fuera de la oración a la que pertenecen. Así, el interrogativo qué en ¿Qué crees tú que haría? y el foco eso mismo en Eso mismo creo yo que haría son complementos del verbo hacer, no de creer. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: