Рекламный блок

Adverbios particularizadores y de aproximación

Los adverbios de foco particularizadores enfatizan la entidad denotada por su foco llamando la atención sobre ella. Algunos (precisamente, exactamente, especialmente, sobre todo, justamente, en particular, concretamente) la resaltan: A mi muy amada comadre, afectuosísimas memorias, y a todos mis ahijados y sobrinos, especialmente a mi Andrés (Olmedo, Epistolario); ¿Te vas el treinta precisamente? (Isaacs, María). Otros, como meramente o simplemente, ponen de manifiesto que la realidad a la que se alude no es más compleja, o que la entidad destacada no posee mezcla de otra cosa. 

Los adverbios llamados de aproximación (prácticamente, casi, apenas) modifican a diferentes categorías: adjetivos (casi lleno, casi azul), adverbios (casi bien, casi enfrente), grupos nominales (casi un kilo), preposicionales (casi con seguridad) y verbales (casi lo convenció, casi corriendo). Estos adverbios no son cuantificadores de grado, puesto que no expresan la medida que corresponde a alguna propiedad (frente a muy, bastante o demasiado), sino que oponen esta en su conjunto a alguna otra que pueda acercársele, como se vio en Adjetivos graduables y no graduables. Así, frente a muy cómico —que expresa un grado elevado de comicidad—, casi cómico indica que la propiedad de ser cómico no se alcanza propiamente. Estos adverbios pueden modificar a adjetivos no graduables (calificativos, relacionales e incluso posesivos), como en casi infinito, casi mío, casi telegráfico, prácticamente desnudo, prácticamente global, prácticamente idéntico, prácticamente suyo. Cuando toman como foco grupos cuantificativos, como en Casi se comió un kilo de papas, implican la existencia de una cantidad menor de la que se menciona, pero próxima a ella. Estos adverbios poseen, por otra parte, propiedades características de los adverbios aspectuales. Con los verbos en forma personal que denotan procesos que poseen límite natural (realizaciones o logros: Adverbios aspectuales de delimitación y reiteración) indican que dicho límite no se alcanza: Casi se murió; Casi aprobé las matemáticas; Prácticamente ha concluido el proceso negociador. Con los que expresan acciones puntuales o delimitadas manifiestan que tales procesos no llegaron a emprenderse, pero que pudieron haberse realizado: Casi la besó; Casi saltó la valla, etc. 

El adverbio apenas está sujeto a la denominada alternancia negativa (Adverbios de inclusión), característica de pares como No vino nadie ~ Nadie vino, tal como se comprueba al comparar No me escribía apenas con Apenas me escribía. En posición preverbal equivale, pues, a «casi + negación», por lo que se asimila a otros inductores negativos: Apenas dijo nada interesante. Cuando el foco de apenas es una expresión cuantificativa, aporta un significado análogo al de los adverbios de exclusión, como en Apenas recibió el saludo de unos treinta curiosos (Clarín 9/10/2000), que expresa un significado próximo a ‘Solo recibió el saludo de treinta curiosos’. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: