Рекламный блок

Propiedades de los sujetos pronominales tácitos

Como se ha señalado (Interpretaciones de los sujetos no expresos), los sujetos pronominales nulos o tácitos (Ø) pueden ser antecedentes de los pronombres reflexivos, y también concordar con los atributos (una de cuyas variedades es la de complemento predicativo). Estos elementos tácitos pueden ser asimismo antecedentes de ciertos cuantificadores que aparecen en posición posverbal. Así, el sujeto de nacieron es ambos en Tenía dos hermanos. Ambos nacieron en este pueblo. No lo es necesariamente, en cambio, en Mis hermanos viven en países distintos. Sin embargo, nacieron ambos en este pueblo, puesto que en este caso es compatible con un sujeto expreso (Mis hermanos nacieron ambos en este pueblo). Puede considerarse, por tanto, que en este último caso ambos se predica del sujeto nulo de nacieron (La cuantificación flotante). 

Los pronombres personales en posición posverbal parecen ejercer la función de sujeto en secuencias como Quería hacerlo ella (en el sentido de ‘ella misma, ella sola’). Sin embargo, poseen propiedades en común con las expresiones que se mencionaron en el apartado precedente, ya que son compatibles con un sujeto expreso, como en Marta quería hacerlo ella o en Batán constituía él solo un espectáculo de ventriloquía (Vargas Llosa, Tía). El segmento subrayado no es, por tanto, el sujeto de constituía, sino más bien un complemento predicativo de Batán, que es el verdadero sujeto. Del mismo modo, en el primer ejemplo de este párrafo, ella se predica del sujeto tácito del infinitivo. 

Los sujetos nulos o tácitos, sobre todo los de primera y segunda persona, suelen referirse a individuos específicos. No obstante, reciben en algunos casos interpretación indefinida (equivalen aproximadamente a ‘alguien no identificado’) o genérica (y admiten entonces paráfrasis cercanas a ‘la gente en general’). En los apartados que siguen se analizarán de manera breve los contextos en los que se obtienen estos significados. 

La segunda persona del singular puede interpretarse en ciertos contextos con el sentido de ̳uno, cualquiera‘, tanto en su forma expresa: O sea, uno no tiene la conciencia de que en el futuro si tú no te das tus propias cosas, tú estás pelando, ¿no? (CREA oral, Venezuela), como en la tácita: La vida no vale nada. Cuando [Ø] te das cuenta eres ya viejo y estás para morirte (Landero, Juegos). Del mismo modo, en las oraciones impersonales con se o impersonales reflejas, como en la oración En Australia se maneja por la izquierda, cabe suponer un sujeto tácito Ø que recibe interpretación genérica (‘todo el mundo’, ‘la gente en general’, etc.). Otras veces, como en Se trabajó intensamente en ello, la interpretación obtenida no es genérica, pero sí indefinida (‘una o varias personas que no se identifican’). Son indefinidos, y se refieren solo a seres humanos, los sujetos tácitos que cabe suponer en determinadas formas verbales de tercera persona del singular (casi siempre en presente de indicativo) que aparecen en titulares de prensa como Asesina a inocente y lo inculpa (Nuevo Herald 1/11/2000) o Mata a su marido una semana después de casarse (Vanguardia [Esp.] 30/5/1995). 

Cabe suponer asimismo un sujeto tácito en oraciones como Me han dicho que tengo que operarme (en la interpretación impersonal: ‘Alguien, que no interesa identificar, me ha dicho que tengo que operarme’). Este sujeto recibe los rasgos de tercera persona del plural, reflejados en el verbo, además de la interpretación indefinida y la de persona o ser humano, puesto que la acción que se describe se atribuye a individuos no identificados. El rasgo de plural de esta variante de los sujetos tácitos (igualmente Ø por convención) no corresponde necesariamente a un grupo de individuos, como pone de manifiesto el que no exista contradicción en la secuencia Te han llamado por teléfono; era tu hermana, o el que la secuencia Llaman a la puerta no se predique necesariamente de un conjunto de personas. Esta interpretación inespecífica de los sujetos tácitos se diferencia de la más propiamente genérica. Así, la oración En Australia manejan por la izquierda no afirma exactamente que alguien sin identificar maneja de esta manera en aquel país, sino más bien que todo el mundo lo hace. 

Los verbos llamados impersonales léxicos, cuyo prototipo son los que designan fenómenos atmosféricos o climáticos (Llueve; Ahora no graniza; Nevó mucho ayer), también se construyen, en opinión de algunos gramáticos, con un sujeto tácito equivalente a un pronombre con los rasgos de 3.a persona del singular, pero de carácter no argumental, ya que los verbos mencionados no tienen argumentos. Otros autores niegan, en cambio, la existencia de sujeto en este tipo de oraciones y consideran que los rasgos morfológicos indicados constituyen las opciones no marcadas de concordancia en español. En el español antiguo y en ciertas variedades de la lengua no estándar hablada en la República Dominicana se documentan ejemplos con sujetos pleonásticos o expletivos, como en Ello está lloviendo; Ello hacía calor, o en Ello hay premio y castigo (Enríquez Gómez, Gregorio Guadaña). Estos sujetos son compatibles con las subordinadas sustantivas de sujeto, como en Ello es necesario que vengan todos; Ello es fácil llegar.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: