Рекламный блок

La concordancia de persona

Las personas del discurso no siempre coinciden con las personas gramaticales, que son las que intervienen en la concordancia (Precisiones relativas a la persona, el caso, el género, el número y la tonicidad). Así, al pronombre personal usted, reducción de la forma de tratamiento vuesa merced, le corresponde la segunda persona del discurso, lo que permite agruparlo con los pronombres y vos, pero la tercera de las personas gramaticales, lo que da lugar a la concordancia que se observa en Usted [3.a persona, singular] tiene [3.a persona, singular] suerte. En el español popular del occidente de Andalucía (España) se registran usos de ustedes como sujeto de verbos en 2.a persona del plural: Ustedes estáis como una regadera (Chacón, Voz). También en la lengua popular de otras zonas se yuxtaponen a veces los pronombres ustedes y vosotros, como en Ustedes vosotros no lo conocéis. Se recomienda evitar ambas combinaciones en los registros formales. 

La asimetría que se da en usted o ustedes entre la persona del discurso (segunda) y la persona gramatical (tercera) se extiende a otros muchos grupos nominales con los que se expresa respeto o cortesía, como Su Excelencia, Su Ilustrísima, Su Majestad, Su Señoría, o las correspondientes formas con vuestra, como Vuestra Excelencia (y sus variantes sincopadas Vuecencia y Vuecelencia), Vuestra Ilustrísima: Pues bien, excelentísimo señor, sabe Su Excelencia mejor que nadie cuánta paciencia aplicó a ese hostigamiento (Vázquez Montalbán, Galíndez); Vuestra Majestad se verá también movido a suprimir conventos cuando conozca los problemas de España (Vallejo-Nágera, Yo). Se emplea también la tercera persona cuando el que habla se refiere a sí mismo con ciertos sustantivos (servidor, menda), apelativos (el hijo de mi madre), como se ve en Un servidor no cree nada, no son más que suposiciones (Caballero Bonald, Pájaros) y en Como si está en el infierno. El hijo de mi madre no se va de aquí (Martín Vigil, Curas). También se emplea con grupos nominales (el que habla, el que suscribe, el que esto firma) o con la forma uno (Uno hace lo que puede; Una acaba por desesperarse ante este tipo de cosas). 

Cuando la función de sujeto es desempeñada por grupos nominales o pronominales en plural que designan personas (los habitantes, las madres, los docentes, los cuatro, todos), la concordancia con el verbo puede establecerse en tercera persona del plural, pero también en primera y segunda persona, igualmente del plural: Los habitantes de las grandes ciudades {viven ~ vivimos ~ vivís} en un continuo ajetreo. La primera persona del plural implica en estos contextos la inclusión del hablante en el grupo de individuos que el sujeto denota, y la segunda, la del oyente. No se producen estas implicaciones si se usa la tercera persona. Tales opciones se extienden también a las relativas semilibres, como en los que {vivimos ~ viven ~ vivís} en esta ciudad, pero desaparecen si la relativa se usa como aposición a un pronombre. Se dice, en efecto, nosotros, los que vivimos en esta ciudad, pero no *nosotros, los que viven en esta ciudad. 

En contextos de coordinación de sujetos, las personas gramaticales se atienen a la jerarquía 1.a > 2.a > 3.a. Cuando se coordinan varios pronombres de persona distinta en un grupo sintáctico en función de sujeto, el verbo manifiesta la persona gramatical que corresponde al pronombre que aparece más a la izquierda en dicha jerarquía, como en Lo {haremos (1.a) ~ *haréis (2.a)} tú (2.a) y yo (1.a), en Lo {haremos ~ *harán} él y yo; Lo haréis tú y ellos, en las zonas en que se usa vosotros, o en Lo harán tú y él, en las zonas en que no se usa (Características generales​​​​​​​).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: