Рекламный блок

La concordancia de número y persona con construcciones partitivas

Las construcciones partitivas (Los cuantificadores en las estructuras partitivas) muestran también alternancias de número en la concordancia «sujeto – verbo», sobre todo con los sustantivos de interpretación intrínsecamente cuantitativa (cantidad, fracción, mayoría, número, parte, resto, totalidad ), los grupos nominales que denotan porcentajes (el cuatro por ciento, el once por ciento), los sustantivos numerales fraccionarios (mitad, tercio) y otros, también numerales, que admiten como complemento un nombre plural (par, centenar, millar, millón): 

La mayor parte de los sirvientes quería relegar a las criptógamas a la oscuridad definitiva tras los muros nuevos (Donoso, Casa); La mayor parte de los nobles barones no tendrían ningún interés, probablemente, en oír al nuevo y joven lord (Villena, L. A., Burdel ); Exigen también que no menos de la mitad de los embarques se realice en barcos de bandera norteamericana (Galeano, Venas); La mitad de los indianos de mi país deben su fortuna a la obstinación paterna (Agustí, Mariona). 

La concordancia en singular suele resultar anómala en las oraciones copulativas. Se dice, por tanto, Cerca de la mitad de los trabajadores de la acerera eran mexicanos (Fuentes, Frontera), en lugar de ... era mexicana. 

El complemento partitivo de los sustantivos cuantificadores puede quedar tácito, como en El veinte por ciento {estaba ~ estaban} de acuerdo o en Se {rechazó ~ rechazaron} una enorme cantidad. Las variantes en plural de los verbos (estaban, rechazaron) obligan a sobrentender un sustantivo plural. En cambio, las variantes en singular (La mayor parte irá el domingo) son compatibles con sujetos en singular que contengan complementos partitivos tácitos correspondientes a sustantivos en singular (cf. La mayor parte de la gente irá el domingo) o en plural (cf. La mayor parte de los page609image46512.pngniños irá el domingo). 

Aparece en plural y en tercera persona el verbo en relativas semilibres contenidas en complementos partitivos, como la que aparece en Uno de los que cargaban el camión me dijo algo (Muñoz Molina, Invierno). El verbo cargaban muestra los mismos rasgos de número que el artículo los. Se atestiguan, no obstante, ejemplos de esta pauta en los que el verbo de la relativa concuerda en singular con el núcleo de la construcción partitiva: Vio que se acercaba madre Mary Joan, una de las que había llegado este año (Bryce Echenique, Julius). Esta variante también se considera correcta, pero se prefiere la anterior. No es correcta, en cambio, la discordancia de persona que se produce en Tú eres de los que nos robas

La concordancia con el verbo puede establecerse en cualquier persona del plural en las construcciones partitivas: Tres de los estudiantes {fuimos ~ fuisteis ~ fueron} a hablar con el profesor. La elección depende de los participantes del discurso a los que pueda hacer referencia el grupo nominal que aparece en el complemento partitivo (La concordancia de persona), como se ve en Creo que muchos de nosotros estamos ansiosos por jugar de una vez el juego grande (Dolina, Ángel); Desde hoy tenéis un nuevo compañero que muchos de vosotros ya conocéis (Barea, Forja). Con las formas en singular alguno, ninguno, cualquiera, cada uno y sus variantes femeninas, seguidas de nosotros / nosotras o vosotros / vosotras, alternan la concordancia en tercera persona del singular y la concordancia con el pronombre personal (nosotros, vosotros), pero se considera preferible la primera: Ninguno de nosotros se atrevería a cometer crimen tan atroz (Donoso, Casa); Ninguno de nosotros deberíamos depender de ninguna mujer ni de nadie sino de nosotros mismos (Quesada, Banana). En el español de América es de uso general la concordancia en plural con cada uno de ustedes: Pues entonces escríbanme cada uno de ustedes (Bryce Echenique, Huerto). Los comportamientos descritos en este apartado se mantienen en los casos en que no se explicita el complemento de la construcción partitiva: La mayor parte [de nosotros] amamos y tememos a Alguien (Sastre, Revelaciones); Es curioso que algunos [de vosotros] obtengáis permiso para ir al cine (Gironella, Hombres). Los complementos sobrentendidos contienen un pronombre de primera o segunda persona en estos casos. El verbo muestra en su flexión dichos rasgos, que no sería posible inferir si se usara la tercera persona del singular. 

Cuando el grupo nominal partitivo en función de sujeto está encabezado por el pronombre quién, concuerda con el verbo en tercera persona del singular: quién {de nosotros ~ de vosotras ~ de ustedes} lo hizo. En cambio, los grupos formados por quiénes o cuántos seguidos de un complemento plural concuerdan con el verbo en la persona correspondiente al complemento partitivo, incluso cuando este no está explícito: 

¿Y cuántas habéis robado al usurero para alimentar al hambriento? (Márquez, J., Hernán Cortés); Sabes muy bien quiénes lo sabíamos, quiénes lo sabemos, quiénes lo han sabido siempre, por mucho que tú no quieras tomar en serio las consecuencias y responsabilidades de saberlo (Azúa, Diario); ¿Cuántos de nosotros lo vimos efectivamente en Berlín? (Collyer, Pájaros); No sabéis cuántos murieron, / cuántos habéis quedado (ABC Cultural 12/7/ 1996). 

Los relativos quienes y cuantos se comportan de la misma forma: [...] desde el primero hasta el último de cuantos de vosotros habéis contribuido a la desgracia de la patria (Mármol, Amalia). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: