Рекламный блок

Alternancias no relacionadas con la diátesis

Con algunos verbos se producen alternancias de construcción entre el sujeto y los complementos preposicionales (sean de régimen o adjuntos) sin que las funciones semánticas se alteren. En efecto, el verbo gustar se construye según la pauta gustarle a alguien [complemento indirecto] algo [sujeto], como en Nos gustaría utilizar otros métodos (ABC 28/5/1989), pero también en la variante gustar alguien [sujeto] de algo [complemento de régimen], característica de los registros formales: Barda no gustaba de insistir cuando sugería algún asunto desagradable en la memoria de sus amigos (Satué, Desierto). El verbo ir aparece en pares como irle a alguien [complemento indirecto] bien el negocio [sujeto] ~ irle a alguien [complemento indirecto] bien en el negocio [complemento circunstancial], donde la segunda oración es impersonal, es decir, carece de sujeto. 

Los sustantivos alegría, asco, deseo, gana(s), lástima, pena, rabia, vergüenza y otros muchos que expresan sensaciones, sentimientos o reacciones afectivas dan lugar a una alternancia en las construcciones formadas con el verbo de apoyo (Grupos sintácticos lexicalizados y semilexicalizados) dar, según la oración subordinada sustantiva funcione como sujeto (Daba vergüenza verlo) o como término de la preposición en el complemento del nombre (Daba vergüenza de verlo). Las dos opciones se consideran correctas, pero la variante más común en la lengua culta es la primera: Le llevó estos bizcochos a Gerineldo porque me da lástima que tarde o temprano lo van a fusilar (García Márquez, Cien años); Estoy convencida de que le daba vergüenza comer porque se sentía culpable de no aportar nada (Chirbes, Letra).

Algunos predicados que expresan sensaciones y otras afecciones de naturaleza física presentan alternancias semejantes entre sujeto y complemento circunstancial, como en Me picaba la nariz [sujeto] ~ Me picaba en la nariz [complemento circunstancial de lugar]; Le seguía doliendo la herida ~ Le seguía doliendo en la herida; ¡Hijo, me duele el alma! (Asturias, Presidente) ~ Me duele en el alma, doctor (Ramírez, Baile). Se da una alternancia similar en el par Sus dedos [sujeto] rozaron la camisa ~ Rozó la camisa con sus dedos [complemento circunstancial]. Los predicados verbales que expresan suficiencia (bastar, sobrar, ser suficiente) alternan el sujeto (Me bastan tus palabras) con un complemento de régimen (Me basta con tus palabras). 

Algunas alternancias no solo dependen de las propiedades gramaticales de ciertos predicados, sino también de otros factores léxicos o discursivos, por lo que no se asimilan propiamente a las descritas en los apartados precedentes. Así, ciertos sustantivos que se interpretan de ordinario como instrumentos y se usan en complementos preposicionales introducidos por con o mediante pueden aparecer también como sujetos, como en Abrieron la puerta con una llave ~ Una llave abrió la puerta. Ponen de manifiesto una alternancia similar los sustantivos no contables que designan materias: salpicar a alguien con sangre [complemento circunstancial] ~ salpicar a alguien la sangre [sujeto]; Sus pulmones se llenan de aire (o con aire) ~ El aire llena sus pulmones. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: