Рекламный блок

Concurrencia del objeto directo nominal y el pronombre átono

Lo habitual es que el complemento directo pronominal y su antecedente pertenezcan a oraciones distintas, como en Habían grabado lo menos diez conversaciones mías con los de Cahuide, Carlitos -dijo Santiago-. Berm‹údez se las había hecho escuchar (Margas Llosa, Conversación). Ocupan una posición preoracional en las construcciones dislocadas (La duplicación nominal), como A Enrique lo detuvieron unos días (Bryce Echenique, Martín Roma‹ña). En este caso, el pronombre tiene por antecedente la expresión a ella, que ocupa una posición temática o de tópico, ya que introduce cierta información sobre la que versa el resto de la oración. La duplicación pronominal (a ella ... la) es obligatoria en estas construcciones. La fuerzan igualmente, en el español actual, los pronombres personales tónicos pospuestos al verbo que ejercen la función de objeto directo (La duplicación pronominal). Se obtienen así contrastes como La vi a ella~*Vi a ella~La vi. 

Cuando el elemento antepuesto es focal, no se da la duplicación del pronombre, que puede recibir interpretación específica o inespecífica, como se ve en Eso creo; Algo te pedirá. 

 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: