Рекламный блок

Complementos argumentales de término, origen y ubicación

Los complementos indirectos que se estudian bajo este epígrafe suelen alternar con complementos de régimen, como se advierte en los siguientes pares: Se acercó a ella ~ Se le acercó (dirección, destino o término); Se apartó de ellos ~ Se les apartó (origen, procedencia o fuente); Eché sal en la ensalada ~ Le eché sal a la ensalada (ubicación). Mientras que en el español europeo suelen construirse con sujetos de tercera persona (Se me escapó; Se nos alejaban), en el americano se admiten con igual normalidad las demás personas gramaticales: Me le escapé; Me les solté; Te nos alejaste; Te les enfrentaste. 

Los verbos que seleccionan complementos indirectos que indican dirección, destino o término pueden pertenecer a varios grupos semánticos, entre los que destacan especialmente los siguientes: 

Aproximación: acercar(se), aproximar(se), arrimar(se), como en Se nos acercó, en alternancia con Se acercó a nosotros. 

Igualdad o similitud: asimilar(se), comparar(se), equiparar(se), igualar(se), parecer(se), como en Se les equiparan, en alternancia con Se equiparan a ellas. 

Adición o contacto: unir(se), juntar(se), agregar(se), como en Se les unió, en alternancia con Se unió a ellos. 

Sujeción o dependencia: acomodar(se), adaptar(se), acoplar(se), ajustar(se), someter(se), rendir(se), como en Se nos había rendido, en alternancia con Se había rendido a nosotras. Advenimiento, presencia o manifestación: sobrevenir, venir(se), llegar, aparecer(se), como en Se les apareció un ángel, en alternancia con Se apareció a ellos un ángel. 

Repárese en que los complementos de régimen con los que alternan estos complementos indirectos se identifican como tales porque pueden aparecer sin doblado pronominal en contextos como Se acercó a nosotros; Se unió a ellos, que no exigen que el complemento con el pronombre personal tónico se duplique (Complementos indirectos duplicados). 

La noción opuesta a la de ‘aproximación’ es la de separación. Los verbos que expresan esta noción (alejarse, apartarse, escaparse, soltarse, etc.) se construyen con el llamado dativo de origen o procedencia, que alterna también con complementos de régimen: apartársele ~ apartarse de él. Admiten asimismo esta pauta algunos verbos que expresan oposición (Se te opuso ~ Se opuso a ti; Se nos enfrentó ~ Se enfrentó a nosotros), admisión o juicio (No le acepto nada ~ No acepto nada de usted) y demanda (Le solicitó autorización ~ Solicitó autorización del director). 

Se relacionan con los anteriores, y dan lugar a pautas similares, los predicados que denotan las nociones contrarias a las que allí se vieron. Así, la de ocultamiento se opone a la de presencia o manifestación: Se le esconde ~ Se esconde de él; Se nos oculta ~ Se oculta de nosotros. Este uso del complemento indirecto (dativo privativo en algunas gramáticas tradicionales) es asimismo característico de los verbos que denotan la acción de tomar algo de un lugar o de una persona separándolo de donde está, o bien anulando la relación de pertenencia característica de su situación anterior. Pertenecen a este nutrido grupo de verbos amputar, arrancar, confiscar, cortar, detraer, estafar, extraer, hurtar, quitar, retirar, robar, sacar, sonsacar, suprimir, sustraer y tomar, entre otros. Todos ellos se pueden construir con complementos indirectos y muchos —aunque no todos— dan lugar a alternancias con complementos de origen, como en arrancar del árbol una rama ~ arrancarle al árbol una rama. Se ha observado una estrecha relación entre los complementos indirectos de procedencia y los simpatéticos. Esta relación es consecuencia natural del hecho de que se separa o se aparta de algo o de alguien aquello que le pertenece. 

Los complementos indirectos que expresan ubicación dan lugar a alternancias como Notamos algo raro en ella ~ Le notamos algo raro; Puse el mantel en la mesa ~ Le puse el mantel a la mesa. Estos complementos presentan mayores dificultades que los de los grupos analizados en los apartados precedentes para aparecer en construcciones no dobladas. Contrastan, en efecto, Se ( le) acercó a Ana, con doblado optativo, y Puse el mantel a la mesa, irregular por ausencia de doblado. Al igual que sucede con los verbos de procedencia, también en los de ubicación son inestables los límites entre esta clase y la de los simpatéticos. Así, el grupo nominal la batería en Le puse la batería al auto designa el lugar en que se deposita algo (complemento de ubicación), pero también el todo al que se reintegra una parte, como en las construcciones características del dativo posesivo. Los dativos que se interpretan como complementos de los adverbios de lugar (Va a la zaga de él ~ Le va a la zaga: Complementos indirectos constituidos por grupos preposicionales​​​​​​​) expresan también ubicación. 

 

 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: