Рекламный блок

Complementos de régimen con las preposiciones para, por y sobre

Además de introducir complementos adjuntos de finalidad y de beneficio, la preposición para encabeza complementos de régimen seleccionados por verbos que indican movimiento físico, en alternancia con hacia (ir, salir, partir, volver, como en ir {para ~ hacia} Barcelona), o figurado, como en Fue cuando estudiaba para perito agrícola en San Fernando (Collyer, Pájaros). También es frecuente con predicados de orientación prospectiva vinculados a las nociones de utilidad o propósito (servir, preparar(se), aprovechar), o a las de necesidad (exigir, necesitar, requerir; indispensable, obligado; condición, exigencia, requisito), suficiencia (bastar, ser suficiente) o condición no satisfecha, en este último caso con sujetos cuantificados: Faltan dos para la docena. Es controvertido si son complementos de régimen o más propiamente adjuntos los que introducen los nombres de instrumento (máquina, herramienta, lentes, sierra, etc.), como en lentes para ver de cerca. 

La preposición por introduce por lo general complementos circunstanciales de lugar o de causa. Se consideran, sin embargo, complementos seleccionados los que denotan el origen de sensaciones, emociones o sentimientos, a menudo en alternancia con de. Estos grupos preposicionales modifican a verbos (alegrarse, inquietarse, llorar), adjetivos (ávido, contento, triste) o sustantivos (ilusión, llanto, preocupación, respeto): No se preocupa {por ~ de} que sus hijos tengan lo necesario

Los límites imprecisos entre los complementos de régimen y los circunstanciales son característicos de los verbos que expresan movimiento no direccional (caminar, merodear, pasear, vagar), pero también de los complementos preposicionales que especifican el canal por el que se difunde una información (Me enteré por la radio) o el medio de transporte de algo (enviar la mercancía por barco). La interpretación locativa se aproxima a la de instrumento en juzgar a alguien por sus obras, y a la de agente en Se guía por su olfato. Los complementos introducidos por la preposición por son característicos de los predicados que denotan dispersión (esparcir, derramarse, desparramar), pero también de otros que expresan lo propio o distintivo de algo o alguien (caracterizar(se), en alternancia con en), sustitución —¿Sabes una cosa?, te tengo envidia... me cambiaría por ti... (Galdós, Fortunata)— y diversas formas de intercambio (comprar algo por diez dólares). Alternan de y con en los complementos que indican la parte por la que es asido o manipulado algo (Complementos de régimen con la preposición de), como en sujetar a alguien por la solapa). Eligen únicamente por los que manifiestan el criterio empleado en una clasificación: ordenar los libros por tamaños. 

Los complementos que introduce la preposición sobre designan la superficie o la parte superior de alguna cosa. Se asimilan en alguna medida a los complementos regidos cuando acompañan a verbos que denotan acciones que requieren una superficie (deslizarse, resbalar, en alternancia con en y por) o indican el destino de algún movimiento (abalanzarse, caer, encaramarse, marchar y subirse, con algunos de ellos en alternancia con a, contra u otras preposiciones): Con alada agilidad se encaramó sobre los hombros de su hermano (Delibes, Madera). El término de la preposición denota una materia o un asunto con los verbos debatir, escribir, hablar, indagar, investigar, pensar, tratar y otros similares que coinciden en poner de manifiesto tales conceptos. Otros complementos introducidos por la preposición sobre acompañan a verbos que expresan prominencia ( predominar, triunfar, en alternancia con entre), o bien presión, atracción o influencia (gravitar, incidir, influir, pesar, presionar). El régimen se extiende a los sustantivos derivados de estos verbos y a otros asociados con ellos por su significado (arancel, artículo, impuesto, incógnita, ley, libro, novela, posición, tasa, teoría o ventaja). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: