Рекламный блок

Complementos de régimen con las preposiciones con y contra

La preposición con suele introducir complementos de compañía (también contigüidad o coexistencia) y de instrumento, que generalmente se consideran circunstanciales: pasear con alguien o clavar el clavo con un martillo. Sin embargo, esta preposición puede introducir complementos de régimen. Así, seleccionan con muchos predicados que denotan relaciones simétricas o de sentido recíproco (unión, mezcla, acuerdo, enfrentamiento, afinidad), frecuentemente en alternancia con a cuando el predicado es verbal o adjetival. A este grupo pertenecen acordar, alternar, charlar, colaborar, convivir (y otros que contienen el prefijo co-), fundir(se), hacer las paces, juntar(se), limitar, luchar, mezclar(se), pelear, reconciliar(se), simpatizar, sintonizar, sumar(se) o unir(se), entre los verbos; coincidente, (dis)conforme, (in)compatible, correlativo o parejo, entre los adjetivos, y acuerdo, amistad, cruce, entrevista, frontera, lazo, matrimonio, parecido, parentesco, paz, relación, entre los sustantivos. 

Se asimilan a estos predicados otros que designan acciones que generalmente se hacen en grupos, como bailar, jugar, hablar o negociar. Expresan nociones simétricas algunos sustantivos de parentesco y relación social (hermano, amigo, colega, socio). Se construyen con de en el español general (Es amigo de él; Es pariente de ella), y alternan con posesivos. nos pocos alternan de y con en algunas áreas americanas (Somos muy amigos con Juan). Introducen asimismo la preposición con algunos predicados que indican actitudes o comportamientos dirigidos a otras personas: {coquetear ~ propasarse} con alguien; {amable ~ comprensivo ~ cruel ~ sincero} con sus profesores; {comprensión ~ piedad} con los acusados, como en Me vuelvo tolerante y complaciente con los amigos de Aída (Peri Rossi, Solitario). 

Se relacionan con el valor instrumental de la preposición con otros complementos de régimen, entre ellos los que acompañan a los predicados que denotan su ciencia (los verbos arreglarse, bandearse, bastar y sobrar, así como los adjetivos suficiente y bastante). Es difusa la frontera entre los complementos circunstanciales de instrumento y los complementos de régimen en predicados como premiar con un viaje, amenazar con el despido o correr con los riesgos

Esta misma preposición, a menudo en alternancia con otras (por, de), precede a los complementos que expresan lo que causa la sensación o el sentimiento a que se alude en los predicados de reacción física o emotiva, como en alegrarse {con ~ de ~ por}. Alternan con y por en enfadarse, entusiasmarse, entristecerse, incomodarse, irritarse, obsesionarse y muchos más. La preposición con, en alternancia con otras preposiciones, introduce también complementos argumentales de sentido causal con los adjetivos loco y contento, como en loca {con ~ por} la música moderna o contentos {con ~ de ~ por} su trabajo. Aparece este mismo régimen con algunos verbos de sentido resultativo, como en {acabar ~ terminar} con un problema, a los que cabe agregar otros que suelen expresar la adquisición de responsabilidades u obligaciones, como en {apencar~apechugar~cargar~pechar} con todos los gastos. Tiene sentido direccional la preposición con introducida por algunos verbos de movimiento, como en Vete con tu abuela, que admite tanto la interpretación de destino (‘donde ella está’: complemento de régimen) como la de compañía (‘junto con ella’: circunstancial). 

La preposición contra encabeza los complementos de régimen de predicados que designan acciones dirigidas a algo o alguien con intención agresiva, tanto si el movimiento que implican es real como si es figurado. Al primer grupo pertenecen {arremeter~arrojar(se)~disparar~lanzar(se)~tirar} contra su oponente; al segundo corresponden {clamar ~ declarar ~ gritar ~ murmurar ~ pronunciarse ~ protestar~refunfuñar} contra el acusado, así como {consigna~diatriba~invectiva~objeción ~ protesta} contra el gobierno. Como se ve, muchos predicados de este grupo implican acciones verbales, pero otros designan reacciones afectivas, como {enfado ~ ira ~ odio ~ rencor} contra la guerra. 

También seleccionan contra predicados simétricos que designan acciones conjuntas: {combatir~confabularse~conjurarse~conspirar~enfrentarse~levantar(se)~sublevar(se)} contra el tirano. Toman el mismo régimen los predicados que indican presión ejercida en relación con algo o alguien y otras formas de contacto: apretar(se), chocar, estrechar(se), estrellar(se), golpear, oprimir, algunos en alternancia con la preposición con. Los sustantivos combate, guerra, juicio, pleito y otros que designan diversas formas de enfrentamiento eligen esta misma preposición, como en ¿Qué podían significar un barco y cincuenta hombres en la guerra contra un imperio? (Villena, L. A., Burdel). También lo hacen los que denotan faltas: crimen, delito, fraude, falta, infracción, herejía, pecado, como en {falta ~ pecado} contra la ley de Dios; y los que manifiestan precaución y protección en relación con personas o cosas: proteger(se), precaverse (también con de). Entre los sustantivos cabe mencionar antídoto, defensa, refugio, remedio y vacuna.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: