Рекламный блок

Complementos de régimen con las preposiciones a y ante

La preposición a introduce complementos de régimen de los predicados que denotan destino, así como el límite de alguna acción dirigida. Destacan en este grupo los predicados de movimiento, sean verbos —aproximar(se), ascender, caer(se), descender, ir(se), llegar, salir, saltar, trepar, venir, volver(se), etc.— o sustantivos relacionados con ellos (ascenso, caída, descenso, ida, llegada, salida, salto, vuelta). Cabe agregar otros predicados que expresan el desplazamiento físico o figurado de cosas o personas (arrojar, conducir, echar, enviar, lanzar, mandar, tirar, traducir), algunos en alternancia con contra, y también con complementos indirectos, como en enviar una carta {a Córdoba ~ a María}. Los adverbios demostrativos de lugar incorporan semánticamente la preposición a, que no se hace expresa (enviarlo al frente > enviarlo allí ~ *enviarlo a allí), mientras que los relativos e interrogativos la admiten potestativamente: Iré donde ~ adonde tú vayas (Los relativos donde y adonde y los interrogativos-exclamativosdónde y adónde). 

Se asimilan a los verbos de desplazamiento los que denotan acción dirigida a un punto (apuntar, asomarse, dirigir, encaminar), como en Apuntó a la cabeza de su esposo (Carrión, I., Danubio), así como los verbos que expresan de diversas maneras orientación (Se abrió al mundo; El balcón da a la plaza) o destino (sentenciar al reo a la horca, predestinar a alguien al fracaso, condenar a su hijo a la pobreza). Las nociones de dirección y destino están también presentes en los verbos que las manifiestan de modo traslaticio, como aludir (en alternancia con complemento directo: aludirlo ~ aludir a él) o referirse, así como en los sustantivos y adjetivos derivados de ellos. También forman parte de este grupo los sustantivos que designan emociones o sentimientos dirigidos a algo o alguien (amor, lealtad, miedo, odio, recelo, respeto, temor), o diversas manifestaciones de contacto con personas o cosas (beso, bofetada, empujón, paliza), como en Ca huelga justificada de los funcionarios judiciales es una bofetada a la clase política (Universal [Ven.] 3/11/1996).

Se construyen asimismo con la preposición a varios predicados que denotan percepción física o algunos de sus efectos, sean verbos (oler a rosas, saber a limón), sustantivos (tufo a podrido, gusto a canela) o adjetivos (suave al tacto, sordo a sus quejas). Este régimen es también característico de los verbos que indican costumbre, adecuación o limitación (acostumbrar(se), adaptar(se), adecuar(se), ajustar(se), habituar(se), limitar(se), responder), así como de los sustantivos y adjetivos que se derivan de ellos (adaptación, adecuación, reducción; reductible, sometido, sujeto). También seleccionan la preposición a los verbos que introducen sustantivos que designan juegos, deportes y otras competiciones: jugar al ajedrez, ganar al parchís, perder al mus, a veces en alternancia con el complemento directo (jugar tenis) en algunas variedades del español americano. 

Se observa en algunos predicados que seleccionan a la expresión de cierta orientación prospectiva. Pertenecen a este grupo los que denotan ayuda, intención, tendencia o influencia: atreverse, ayudar, comprometerse, decidirse, disponerse, forzar, invitar, obligar, prestarse o tender entre los verbos; afición, compromiso, contribución, invitación o tendencia entre los sustantivos y atento, presto, proclive, pronto, propenso y propicio entre los adjetivos. Toman el mismo régimen los adjetivos que expresan la ausencia de tales nociones (ajeno, extraño, indiferente). Introducen complementos de régimen encabezados por la preposición a muchos verbos de movimiento. La noción de destino está próxima a la de finalidad en Vino a pedirme trabajo; Fui a ver al médico; Salgamos a pasear y otras expresiones similares.

Se construyen también con a varios verbos que indican resistencia u oposición, como enfrentar(se), negarse, oponer(se) o resistir(se): Resulta difícil oponerse a sus planes suicidas (Mila-Matas, Suicidios). Asimismo, introducen esta preposición los verbos que manifiestan dejación, como ceder, rendirse, renunciar, sucumbir. Cabe añadir la larga relación de sustantivos que expresan obstáculo o resistencia y que se construyen también con a. Pertenecen a ella, entre otros, arancel, impedimento, impuesto, negativa, objeción, pega, rechazo, reparo, repudio, repulsa, reticencia, tasa, traba. 

Se observa el mismo régimen con una serie de predicados de sentido simétrico o recíproco (Aspectos formales e interpretativos), los cuales denotan acciones o procesos que requieren la participación de parejas o grupos, y a menudo expresan contacto o agregación de elementos. Con algunos alternan las preposiciones a y con, como en unir una cosa {a ~ con} otra. A este grupo pertenecen abrochar, atar, coser, ligar, mezclar, sumar, unir. Prefieren a, en cambio, adherir, adjuntar, agregar, añadir, ceñir, prender. También eligen esta preposición algunos predicados que expresan semejanza, como los verbos parecerse, equivaler, comparar(se) (este último con alternancia de a y con); o los adjetivos diferente, distinto, equivalente (los tres con alternancia de a y de), paralelo, parecido, similar. Con el adjetivo simultáneo alternan a, de y con. Sobre el uso galicista de la preposición a ante ciertos infinitivos (los puntos a tratar), véase El infinitivo y la pasiva

La preposición ante introduce complementos circunstanciales cuando equivale a ‘delante de’, pero puede introducir también complementos de régimen con ciertos predicados que denotan presencia (comparecer ante el tribunal, presentarse ante el juez), así como acción interpuesta (mediar, interceder) o elevada a persona con autoridad ( protestar, presentar recurso). Es asimismo frecuente con predicados que manifiestan reacciones físicas o emotivas causadas por algo (palidecer ante la noticia, indignación ante su actitud, postura ante ese tema), como en El hombre ha sentido siempre la necesidad de maravillarse ante lo que no tiene explicación (Perucho, Dietario). Se asimilan a ellos los predicados que expresan la ausencia de reacción o respuesta en esas mismas situaciones (callar, contenerse, no inmutarse). Los adjetivos que designan reacciones y tomas de postura se construyen asimismo con ante, a veces en alternancia con a: absorto, indefenso, indiferente, insensible, reticente. Toman, finalmente, ante algunos predicados que denotan dejación o fracaso: capitular, ceder, claudicar, retirarse, retroceder

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: