Рекламный блок

Funciones sintácticas que admiten complementos predicativos

Los complementos predicativos pueden serlo del sujeto, del complemento directo y de otras funciones gramaticales. Los complementos predicativos del sujeto se predican a través de un verbo pleno, en lugar de a través de un verbo copulativo o semicopulativo. Así, si bien las dos opciones del par Noelia {quedó ~ llegó} exhausta expresan alguna cualidad del sujeto, en el primero no es posible prescindir del atributo, mientras que el segundo admite la paráfrasis ‘Cuando llegó, Noelia estaba exhausta’. Estos complementos predicativos del sujeto suelen denotar estados circunstanciales de la persona o la cosa designada por él, como las expresiones que se subrayan en los siguientes ejemplos: 

Era indispensable mirar el agua sin interés, caminar distraído (Onetti, Viento); La voz del secretario administrador le llegó aguardentosa y lenta (Ayerra, Lucha); Se acerca muy seria al sillón de Dalmau (Ribera, Sangre); Desperté aturdido y sediento (Quintero, E., Danza); Vengo como amigo tuyo (Volpi, Klingsor). 

Aunque varios de estos adjetivos admiten también ser, el sentido en que se usan en las expresiones citadas es el que corresponde a estar. Así, se puede decir de una persona que es distraída, pero en Caminan distraídas se manifiesta un comportamiento accidental. Incluso los que se construyen preferentemente con ser en estas secuencias suelen denotar estados circunstanciales, como en Se lanzó veloz a su cuello; Se le acercó protector, o en La que ha nacido pobre lo será siempre (Serrano, M., Corazón). 

Determinadas construcciones manifiestan una relación estrecha entre atributos y adjuntos (Atributos preposicionales y adverbiales). Expresan, en efecto, significados muy similares los complementos predicativos del sujeto y los llamados adverbios orientados al sujeto (Orientación de los adverbios de manera), como en los pares siguientes: Entró {cauteloso ~ cautelosamente}; Pagaba {puntual~puntualmente} la renta; Saludó {cortés~cortésmente} a la concurrencia; Los corredores entraron {veloces ~ velozmente} en la meta. Los adverbios orientados al sujeto son adjuntos que denotan cierta manera de actuar definida en función de alguna propiedad (la cautela, la puntualidad, la cortesía, etc.) que se atribuye a los individuos de los que se predican las acciones mencionadas, pero también a las acciones mismas. Así, la cortesía que se expresa en Saludó cortés puede atribuirse tanto al saludo como al que saluda. 

El complemento predicativo del sujeto puede ocupar varias posiciones dentro del grupo verbal: tras el complemento directo, si existe (José escribió la carta sumamente preocupado), o bien ante él (Miraba distraído las hojas de los árboles). Con los verbos que se construyen con complemento directo e indirecto, el predicativo aparece normalmente a la derecha del verbo, como en La presidenta entregó complacida el premio a los ganadores. Raras veces el complemento predicativo del sujeto se coloca tras este, a no ser que el sujeto aparezca pospuesto por otras razones, como en si llega tu mamá cansada o en Aquí vivían unos cuantos gatos abandonados por todo el vecindario. Esta última oración es ambigua, ya que la expresión subrayada puede ser un modificador nominal o un complemento predicativo. Los predicativos del sujeto situados en posiciones preoracionales y seguidos de pausa se asimilan a las construcciones absolutas: Desnudo de cintura para arriba, echó a andar hacia él (Grandes, Aires). 

Los complementos predicativos del objeto directo pueden estar constituidos por adjetivos (Lo compraste muy caro), sustantivos (Lo eligieron alcalde), grupos preposicionales (Envió la carta sin estampilla), locuciones adjetivas o adverbiales (La llevaba en volandas) y también por oraciones (Lo quiero que tenga aire acondicionado). Estos predicativos pasan a serlo del sujeto en las correspondientes oraciones pasivas, ya sean de participio (La carta fue enviada sin estampilla) o reflejas (La carne se sirve poco cocida). 

Los complementos predicativos adjetivales y participiales del objeto directo se sustituyen por adverbios, no por pronombres átonos: Te veo cambiado > Te veo así (no *Te lo veo). Los nominales se sustituyen por pronombres neutros, pero no átonos: Lo considero un disparate > Lo considero eso; Si te hacen ministro... > Si te hacen eso... (no *Si te lo hacen...). Sin embargo, el verbo llamar acepta en el español europeo (raramente en el americano) que la expresión nominal predicativa sea sustituida por un pronombre neutro, como en La llaman “la Terremoto” > Se lo llaman. Es común, en cambio, a todas las variedades la sustitución del predicativo por un adverbio: La llaman así; ¿Cómo la llaman? El verbo decir admite también complementos predicativos, pero se construye con complemento indirecto: {Le ~ *Lo} decían “el Hechizado”

Los complementos predicativos del complemento directo aparecen tras el verbo (Alquilé amueblado el departamento) o tras el propio complemento directo (Alquilé el departamento amueblado). En este último caso puede producirse ambigüedad entre la interpretación predicativa y la de modificador, que se distinguen en las respectivas sustituciones por un pronombre: Lo alquilé amueblado (predicativo, no incluido en la referencia del pronombre) y Lo alquilé (modificador, incluido en ella). Los predicativos del objeto directo pueden formar parte de expresiones lexicalizadas o semilexicalizadas, como pillar desprevenido (a alguien), coger o tomar prisionero (a alguien), poner preso (a alguien), y hacer {añicos ~ pedazos ~ polvo ~ realidad ~ trizas} (algo) o (a alguien). 

Es sistemático el rechazo de los complementos predicativos en las oraciones transitivas de objeto directo sin determinante, lo que da lugar a contrastes como Siempre tomo té frío con adjetivo como modificador nominal ~ Siempre tomo frío el té con predicativo de un complemento directo de nido ~ *Siempre tomo frío té [con predicativo de un complemento directo sin determinante]. Este rechazo es similar al que se produce en las oraciones copulativas: {El té ~ *Té} está frío. Constituyen una excepción las construcciones con haber (y con algún otro verbo, como tener o merecer). Así, en No hay vinos mejores cabe entender que vinos mejores es el complemento directo de hay (> No hay o No los hay), pero también que mejores es un complemento predicativo (> No los hay mejores). Suele postularse un objeto directo tácito, con un complemento predicativo expreso, en No hay mejores. 

Los complementos predicativos del complemento indirecto constituyen una opción sumamente restringida, aunque posible con los dativos posesivos (Dativo de interés y dativo simpatético​​​​​​​): Le registraron los bolsillos apoyado en una pared y con las manos atadas a la espalda; Le habían extraído la muela dormido. Suelen rechazarse los predicativos referidos a complementos indirectos que poseen otras interpretaciones (*Iván le regaló un disco a Julia muy contenta), pero pueden aceptarse si el verbo contiene como parte de su significado cierta información relativa a un objeto directo, como en Le dispararon sentado a la puerta de su casa (‘Le lanzaron disparos’) o Le golpearon la cabeza atado de pies y manos (‘Le dieron golpes’). 

Los grupos nominales que constituyen el término de una preposición en los complementos de régimen pueden admitir complementos predicativos. Estos expresan en tales casos estados o situaciones episódicos o circunstanciales, como en Piensa en ella junto a ti, donde junto a ti es complemento predicativo de ella. En esta oración no se habla de pensar en una persona, sino más bien de hacerlo en una situación (‘Piensa en ella a tu lado’, ‘Piensa en que ella está a tu lado’). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: