Рекламный блок

Elementos constitutivos de las construcciones absolutas

Se suele reconocer el carácter oracional de construcciones absolutas como Terminada la guerra fría, el mundo esperaba una era de paz y prosperidad (Tiempos 4/12/1996), puesto que constan de un atributo (el participio terminada) y de un sujeto de predicación (la guerra fría), que aparece pospuesto. Más polémica es la estructura bimembre en otros casos. Así, unos autores suponen un sujeto tácito del participio publicado en Una vez publicado, el libro nos pareció mucho más breve. Según esto, Ø en Una vez publicado Ø, el libro... sería un elemento nulo de naturaleza pronominal cuyo referente (el libro) se obtendría del discurso inmediatamente posterior. Otros autores entienden que este elemento tácito es innecesario, ya que las oraciones absolutas constituirían un caso particular entre las llamadas construcciones parentéticas, incidentales o de inciso predicativo, sean iniciales, finales o mediales, como en Los macarrones, bien lavados, se ponen a escurrir; Colgaron la ropa, ya seca, en el armario, o en De pronto, alarmada, se levantó y corrió al cajón de la cómoda (Borges, Aleph). Así pues, si se evita el análisis bimembre de alarmada en el texto de Borges, este participio adjetival se asimilará a un complemento predicativo del sujeto situado en una construcción incidental inicial que se interpreta como tópico oracional. 

Los predicados más característicos de las oraciones absolutas son los participios, sea de verbos transitivos, como en el primero de los ejemplos que siguen, o bien de verbos inacusativos, como en el segundo: 

Presentado el diagnóstico ambiental de alternativas, la autoridad ambiental competente elegirá en un plazo no mayor a sesenta (60) días (Tiempo [Col.] 16/11/1994); Transcurridos unos minutos, Casilda oyó que su padre la llamaba a gritos desde el interior (Donoso, Casa). 

Se rechazan, en cambio, los participios de los verbos llamados intransitivos puros o inergativos (bostezar, pasear, sonreír, toser, trabajar o volar). También suelen rechazarse los de los verbos transitivos de estado (*Bien merecido el premio, ...), a menos que se reinterpreten con sentido puntual, como en Sabida [‘aprendida’] la lección, ...; Una vez conocidas [‘averiguadas’] las circunstancias del caso, ... u otras secuencias similares. 

El sujeto pospuesto de los participios puede ser una oración subordinada, como en la construcción semilexicalizada Visto que lograron separar de los casos referentes al revocatorio al magistrado [...] (Universal [Ven.] 23/3/2004). Las conjunciones causales puesto que, dado que y supuesto que se originaron a partir de esta pauta. También forman construcciones absolutas muchos de los adverbios, adjetivos y grupos preposicionales que pueden ser atributos en oraciones copulativas. Cabe añadir las locuciones adverbiales y adjetivas, como se ve en la expresión ya lexicalizada Así las cosas, ... o en Ya en prensa el libro, Neruda envió a Bergamín una carta (Paz, Sombras). 

Los adjetivos que ejercen la función de atributo en las construcciones absolutas son, de forma característica, los que se construyen con estar, propiedad que comparten con los participios, como en Una vez sola en su casa..., o en Desnudos y todavía mojados, atravesaron el gran salón de la planta inferior (Andahazi, Piadosas). En la lengua literaria se documentan, no obstante, adjetivos construidos con ser (por tanto, denotadores de propiedades inherentes o estables), como en Inteligente y hermosa, liberal y desinhibida, quienes la conocieron cuentan que acudía a sus citas sociales luciendo conjuntos algo más que desenfadados (Ameztoy, Escuela). También se atestiguan sustantivos como atributos en estos mismos registros: 

Víctima del embrujo de una eufonía falaz, había estado toda la tarde perfeccionando aquella larga parrafada (Marsé, Muchacha); Amigo de la princesa difunta, el tenor lírico Luciano Pavarotti se excusó de cantar durante el funeral (Nueva Provincia 4/9/1997). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: