Рекламный блок

Construcciones absolutas dependientes e independientes

La mayor parte de las construcciones absolutas situadas en posición inicial son modificadores adjuntos que inciden sobre toda la oración: Transcurridos unos días, las cosas volvieron a la normalidad. Como se explicó en Elementos constitutivos de las construcciones absolutas, suelen ir seguidas de alguna pausa o aparecer en un inciso. En cambio, las oraciones absolutas internas o dependientes están subordinadas a alguna otra categoría en el interior de un grupo sintáctico. En efecto, el segmento subrayado en Esos sucesos tuvieron lugar bien entrado el mes de abril no aparece en ningún inciso y se asimila, además, a un complemento circunstancial de tiempo: entonces, en tales días. Es frecuente que estas oraciones absolutas estén situadas tras ciertas preposiciones y adverbios: No apareció por allí hasta pasadas las doce de la noche; El consejo se reunió después de terminadas las vacaciones navideñas; Luego de recibidos todos los parabienes, se retiraron satisfechos. De este modo, pasadas las doce de la noche es una construcción absoluta que funciona como término de la preposición hasta y puede ser sustituida por un adverbio de tiempo (hasta entonces). Por su parte, recibidos todos los parabienes constituye, junto con la preposición de que la introduce, un modificador del adverbio luego. 

No se confunden las construcciones absolutas dependientes de una preposición (hasta bien entrada la noche) con las construcciones atributivas introducidas por la preposición con (Construcciones atributivas formadas con las preposiciones con y sin), ya que la preposición marca en estas últimas como término al sujeto de predicación, siempre anterior al predicado: Con Susana a su lado > Con ella a su lado. En las construcciones absolutas dependientes, el término de la preposición es, por el contrario, toda la oración (hasta bien entrada la noche > hasta entonces), y el sujeto sigue, en cambio, al predicado (*hasta la noche bien entrada). 

Se extiende a veces el concepto de oración absoluta a otras construcciones en las que se relaciona un sujeto con un predicado sin verbo copulativo que medie en la relación, como las que aparecen en los titulares de los periódicos: El secretario del ministro de Obras Públicas, denunciado por cohecho (o bien en orden inverso: Denunciado por cohecho el secretario del ministro de Obras Públicas). En la lengua conversacional son habituales las que se forman en el segundo miembro de una expresión coordinada con el sujeto antepuesto al predicado, como la que se subraya en Son las once y la niña sin venir. También son frecuentes las exclamaciones bimembres de predicado antepuesto: ¡Magnífico, el partido de ayer!; ¡Muy ricos, estos camarones!; ¡Dichosa tú! Se asimilan a este grupo algunas interrogativas retóricas, como: ¿Ingenua ella?; ¿Un accidente el incendio?; ¿Cansado yo? El orden «sujeto – predicado» predomina, en cambio, en casi todos los refranes que se ajustan a esta construcción, como Perro ladrador, poco mordedor; Año de nieves, año de bienes; Mal de muchos, consuelo de tontos. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: