Рекламный блок

Alternancias entre los verbos de cambio

Las numerosas alternancias que se obtienen en las oraciones construidas con verbos semicopulativos que denotan cambio de estado muestran que la elección de un verbo o de otro permite expresar significados diferentes en un gran número de casos. Los atributos que se construyen de manera característica con ser eligen hacerse o volverse, los que lo hacen con estar prefieren ponerse o quedarse, mientras que resultar o salir admiten atributos construidos con ser y con estar, pero con significados diferentes. Así pues, como puede decirse ser impertinente y estar impertinente, es esperable la alternancia entre volverse impertinente (‘pasar a serlo’) y ponerse impertinente (‘pasar a estarlo’); volverse (o hacerse) insoportable y ponerse insoportable; volverse pálido y ponerse (o quedarse) pálido. En cambio, los atributos que solo aceptan ser rechazan ponerse y admiten hacerse: El cambio {era ~ *estaba ~ *se ponía ~ se hacía} inevitable, mientras que los que se construyen con estar no se combinan con volverse: {*volverse ~ estar ~ quedarse} quieto. No obstante, la existencia de al menos dos verbos de cambio para ser y de otros dos para estar deja abierto cierto margen de elección, en el que intervienen otros factores. Se mencionan los fundamentales a continuación. 

Tanto ponerse como quedar(se) son compatibles con los atributos que eligen estar. Sin embargo, ponerse rechaza los participios y adjetivos participiales de verbos de cambio de estado: {*ponerse ~ quedar(se)} admirado, callado, desnudo, sentado, así como algunos de los llamados adjetivos de sentido perfectivo o terminativo (harto, lleno...). En los casos en que estos verbos alternan con los mismos adjetivos, se perciben diferencias de significado: quedarse contento (‘quedarse satisfecho’)~ponerse contento (‘ponerse alegre’); quedarse tonto (‘quedarse débil mental’) ~ ponerse tonto (‘ponerse terco, pesado’). 

Los atributos formados por sustantivos o grupos nominales son rechazados, como es de esperar, con ponerse: Se {hizo~*puso} abogada, pero se aceptan como término de la preposición de para indicar un cambio accidental: {Está ~ Se puso} de portero, a diferencia de Se hizo portero, que expresa el ingreso en cierta actividad profesional. Tiende a rechazarse la pauta «hacerse + grupo nominal» cuando el cambio de estado al que se alude no es voluntario. En estos casos se percibe una marcada tendencia a usar volverse, tanto si los atributos son adjetivales como si son nominales. No se dice, por tanto, *Se volvió aviador, sino Se hizo aviador; se prefiere, en cambio, Se volvió una persona amargada a Se hizo una persona amargada. 

Volverse y hacerse se cruzan en muchos casos, como ilustran las alternancias El aire se {hacía ~ volvía} espeso; Nos vamos {haciendo ~ volviendo} viejos (también mayores); Se {hizo ~ volvió} rico. Se registran a veces ciertas preferencias estilísticas o dialectales por una de las variantes. Así, se prefiere hacerse viejo en México o en España, pero volverse viejo en la mayor parte de las demás áreas lingüísticas. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: