Рекламный блок

Tipos de atributo según la construcción en la que se inserta

La función de atributo abarca varias manifestaciones sintácticas del concepto semántico de predicado. Las distinciones mencionadas en Caracterización de la función de atributo y variedades se precisan así: 

1. En construcciones verbales
a. Con verbos copulativos: El niño está tranquilo. b. Con verbos semicopulativos o pseudocopulativos: Todos siguen tensos. c. Con verbos plenos: Ingresó en la maestría muy bien preparado. 

2. En construcciones no verbales
a. En grupos nominales: la búsqueda del prófugo vivo o muerto. b. En oraciones absolutas: Concluidas las estas, todo el mundo regresó a sus quehaceres. c. En otras oraciones bimembres: el Presidente, de visita oficial en Canadá. 

Los atributos del grupo 1a se sustituyen por el pronombre átono neutro lo, independientemente de su género y de su número: Es {pequeño ~ pequeña} > Lo es; Parecen {pequeños ~ pequeñas} > Lo parecen; Muy cansado es lo que está. Así pues, el pronombre lo no concuerda con el sujeto en género: Él parecía muy feliz, pero ella no {lo ~ *la} parecía; Tal vez fuera más pequeña que yo, pero no me lo pareció entonces (Cabrera Infante, Habana). En la lengua oral alternan a veces la elisión del atributo y su sustitución por el pronombre lo: —¿Está claro? —No, no {está ~ lo está}; —Me parece que no es oportuno —Sí que {es ~ lo es}. La elipsis es más frecuente en el español americano, sobre todo con el verbo parecer, como en —Don Antonio no parecía mujeriego. —Los que no parecen lo son más (Naranjo, Caso). La sustitución por los adverbios así o cómo es posible con los atributos adjetivales y preposicionales (—¿Cómo está Iván? —Está enfermo; Es olvidadizo > Es así ), pero no con los grupos atributivos nominales: —*¿Cómo es Malena? —Malena es la presidenta; Malena es la presidenta > *Malena es así. 

El grupo 1b hace referencia a las construcciones formadas con los llamados verbos semicopulativos o pseudocopulativos, que han perdido su significado pleno (en el sentido de ‘no auxiliar’). Estos verbos añaden a la oración diversas informaciones, generalmente aspectuales (inicio, final o permanencia de algún estado de cosas), como en Amelia se quedó triste; Me encuentro indispuesto, o en las oraciones que siguen: 

Yo mismo andaba muy ojo de plata (Barnet, Gallego); Nada queda oculto a la implacable palabra del sermón (Morón, Gallo); Le estaba resultando difícil conservar una estructura (Donoso, Pájaro); Pero Cecilia continuó muda, rehuía mirar de frente al ingeniero (Satué, Desierto). 

El verbo semicopulativo exige la presencia del atributo. Si este se suprime, el verbo pasa a tener su significado pleno, es decir, a ser verbo de movimiento en el caso de andar, y a expresar la permanencia física del sujeto en un determinado lugar en el de quedar(se). 

Cuando el verbo no es copulativo ni semicopulativo, sino un verbo principal o pleno (grupo 1c), la expresión predicativa se suele denominar complemento predicativo, como radiante en Llegó radiante (que implica ‘Llegó’). Como el predicativo radiante se agrega a la predicación introducida por el verbo pleno o principal (llegar), esta relación atributiva es denominada a veces predicación secundaria. Según cuál sea el argumento al que se atribuyen, se distinguen, por un lado, los predicativos que se predican del sujeto, o predicativos del sujeto, como los subrayados en Llegó radiante; El gato come tranquilo; ¿Espero sentado o de pie?; Me desperté sobresaltado; y, por otro, los predicativos del complemento directo, que se atribuyen a la entidad designada por este, como en Te veo más alta; No lo creo capaz de algo así; Vendió la fruta en mal estado; Su relato nos hizo más llevadero el viaje. 

El grupo 2 recoge las secuencias formadas con atributos ubicados en construcciones sin verbo. En efecto, algunos sustantivos admiten complementos predicativos dentro del grupo nominal en el que aparecen, como en El retrato del señor duque a caballo (2a). Las oraciones absolutas, como terminada la tarea (2b), son unidades de predicación sin verbo en forma personal, generalmente separadas por una pausa de la oración sobre la que inciden. Algunos gramáticos incluyen entre las variantes de las construcciones absolutas las formadas con atributos como el subrayado en con la boca llena. Las exclamativas bimembres (2c), como ¡Magnífico el partido de ayer! o ¡Qué bueno que ya terminaron!, presentan la pauta predicado sujeto. El orden inverso es característico de los refranes: Año de nieves, año de bienes; Victoria sin peligro, triunfo sin gloria

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: