Рекламный блок

Oraciones copulativas identificativas, especificativas o inversas

En las oraciones copulativas del tipo B se identifican personas o cosas. En efecto, si se dice El problema principal es la falta de agua, no se aporta una propiedad o una cualidad del referente de el problema principal, sino que se identifica tal problema, es decir, se le otorga una determinada referencia o se distingue entre otros. Esta es la razón por la que se denominan también especificativas estas oraciones. Como el atributo (el problema principal) aparece antepuesto y el sujeto (la falta de agua) en posición posverbal, reciben también el nombre de copulativas inversas, en oposición a las del tipo A, llamadas a veces rectas. El grupo nominal la falta de agua se sustituye aquí por el demostrativo ese y por el interrogativo cuál, que solicita información para identificar un elemento entre varios: El problema principal es ese; ¿Cuál (y no Qué ) es el problema principal? 

Las copulativas inversas no presentan únicamente dos grupos nominales de nidos en torno al verbo ser, sino que pueden ajustarse a la pauta "grupo nominal + ser + subordinada sustantiva", como en El problema es que no nos entendemos. Asimismo, el sujeto pospuesto puede ser un nombre propio, como en El Caballero de la Triste Figura es don Quijote, o un pronombre personal, tal como refleja la concordancia en El asesino {eres ~ *es} tú o en La invitada {soy ~ *es} yo. Este ejemplo muestra que los atributos antepuestos de estas oraciones poseen menor capacidad referencial —y, por tanto, mayor contenido predicativo— que los sujetos pospuestos. 

Con los grupos nominales de nidos se pueden construir copulativas identificativas, pero también caracterizadoras. El que dice Este hombre es el cocinero del hotel puede hacer equivaler la referencia de las dos expresiones definidas. Se obtiene así una oración del tipo B, cuyo sujeto pospuesto se puede sustituir por el pronombre quién: —¿Quién es este hombre? —El cocinero del hotel. También es posible obtener una copulativa del tipo A, en la que la expresión ese hombre se describe proporcionando el cargo, el rango o el puesto de la persona de la que se habla: —¿Qué es este hombre? —El cocinero del hotel. En el primer caso se admite el demostrativo ese (Es ese: el cocinero), mientras que en el segundo el sustituto es eso (Es eso: el cocinero). Así pues, los sustantivos que designan profesiones, oficios, cargos o puestos pueden formar parte de grupos nominales que denotan propiedades, pero también de otros que identifican individuos. Este doble papel se extiende a los grupos nominales formados por un superlativo relativo, como en Ester es la mejor profesora de la escuela (> Ester es esa o Ester es eso). 

Se da una relación estrecha entre las copulativas que poseen atributos nominales y las llamadas de relieve. Reciben, en efecto, dos interpretaciones oraciones como El que mató a la señora fue el mayordomo de la casa. Como copulativa de relieve o perífrasis de relativo, esta oración es una variante perifrástica de Mató a la señora el mayordomo de la casa. En estas fórmulas de relieve el tiempo verbal de la cópula no se interpreta semánticamente, de manera que fue no implica ‘ha dejado de ser’. Sin embargo, cabe entender también que en esta secuencia se dice que la persona de la que se habla ocupó el puesto de mayordomo en cierto período. Se admitiría entonces la continuación ... pero ya no lo es, que no tiene sentido en la primera. El verbo ser no se asimila en esta lectura a un signo de identidad, y admite un complemento temporal, que rechaza, en cambio, en la interpretación perifrástica. 

Asimismo, las oraciones copulativas cuyo sujeto es una expresión temporal pueden ser identificativas: Su cumpleaños es el martes que viene > ¿Cuándo (y no Qué) es su cumpleaños?, o caracterizadoras: El martes que viene es su cumpleaños > ¿Qué (y no Cuándo) es el martes que viene? La inversión de las oraciones caracterizadoras que introducen definiciones o descripciones, como Un rosal es una planta angiosperma (> Lo es), da lugar a una copulativa inversa de interpretación ejemplificativa: Una planta angiosperma es un rosal (‘Un ejemplo de planta angiosperma es un rosal’) o Un lepidóptero es la mariposa. La polémica a la que se hace referencia al comienzo de esta sección se debe a que algunos gramáticos entienden que la oposición entre los tipos A y B afecta a la interpretación semántica de los atributos, pero no a la distribución de las funciones sintácticas. En este otro análisis, la expresión subrayada en La causa de la huelga fue {el anuncio de los despidos ~ que se anunciaran los despidos} no sería un atributo en posición preverbal, sino el sujeto de la oración. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: