Рекламный блок

Concordancia del atributo y de los pronombres sustitutos

Los atributos adjetivales de las oraciones copulativas concuerdan en género y número con el sujeto. Los nominales lo hacen cuando los sustantivos presentan flexión de género o forman parte de oposiciones heteronímicas (Ernestina es su hija; Su mamá es doña Luisa), pero no en caso contrario (Esa cicatriz es un recuerdo de la guerra; La reunión fue un fracaso). Las mismas condiciones se extienden a las oraciones no copulativas: El pasajero sonrió complacido; Azucena se convirtió en jugadora; No veo claras sus intenciones; La tenían por un portento; Víctima de un cáncer terminal, murió solo a la edad de sesenta años. Se construyen en masculino singular los complementos predicativos adjetivales de los verbos impersonales que denotan fenómenos atmosféricos: Picadito de la piel, como si le hubiera llovido fresquito (Hayen, Calle); El día siguiente es domingo y amanece despejado y luminoso (Marsé, Embrujo). 

Los grupos sintácticos atributivos no presentan rasgos del género neutro, ya que ni los nombres ni los adjetivos los manifiestan en español. Aun así, como se explicó en Tipos de atributo según la construcción en la que se inserta, este es el género que muestran sus sustitutos pronominales, personales (lo), demostrativos (eso) o interrogativos (qué). No existe, por tanto concordancia de género entre lo (neutro) y traviesa (femenino) en Su mamá dice que es muy traviesa, pero su papá dice que no lo es. Se ha registrado la alternancia entre el neutro y los otros dos géneros en algunas oraciones copulativas de atributo nominal formadas con el verbo parecer, como en A primera vista, esa conclusión parece una paradoja, pero deja de {parecérnosla ~ parecérnoslo} cuando la examinamos más de cerca, pero se prefiere la segunda opción. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: