Рекламный блок

Subordinadas declarativas en función de complemento directo

Ejercen esta función las oraciones subrayadas en Prometió que se callaría; Pensó que todo estaba bien; Esperaba verla pronto. Los verbos que admiten subordinadas sustantivas de complemento directo son mucho más numerosos que los que las aceptan en función de sujeto, y pertenecen también a clases semánticas más variadas. Destacan entre esos grupos de verbos los que expresan causa e influencia (hacer, impedir, ocasionar, permitir, prohibir, provocar, rogar); presencia y manifestación (demostrar, explicar, mostrar, probar, reflejar); consecuencia e inferencia (implicar, significar, suponer); información y comunicación (aclarar, afirmar, asegurar, comunicar, decir, declarar, escribir, negar, opinar, repetir, replicar, responder); percepción (advertir, escuchar, intuir, mirar, notar, oler, presentir, ver); voluntad e intención (anhelar, desear, intentar, procurar, querer); pensamiento y juicio (admitir, aprobar, calcular, concluir, considerar, creer, criticar, decidir, deducir, dudar, entender, imaginar, pensar, presentir, rechazar, suponer); adquisición, posesión y pérdida de información (aprender, averiguar, conocer, leer, olvidar, recordar, saber); y afección (agradecer, deplorar, detestar, lamentar, odiar, sentir, soportar, sufrir, temer), entre otras nociones. 

Como las de sujeto, las subordinadas sustantivas de objeto directo pueden ser sustituidas por los pronombres eso y qué (Dijo que llamaría > Dijo eso; ¿Qué dijo?), pero, a diferencia de aquellas, también pueden serlo por el pronombre neutro lo (Dijo que llamaría > Lo dijo). Unos pocos verbos transitivos, entre los que están contestar, pretextar y replicar, tienden a rechazarlo como sustituto de las subordinadas sustantivas de objeto directo. Así, Me contestó que estaba de acuerdo alterna con Me contestó eso, pero no con *Me lo contestó. No obstante, la sustitución de la subordinada por el pronombre átono resulta también forzada cuando estos verbos introducen grupos nominales. No resulta, en efecto, natural la expresión Si me la contesta (< Si me contesta un barbaridad)

Al igual que sucede con las subordinadas de sujeto (Subordinadas declarativas en función de sujeto), las de objeto directo se omiten a menudo como argumento de ciertos verbos de pensamiento y juicio, sobre todo en contextos comparativos y siempre que la información que contienen se obtenga del discurso precedente: Las cosas saldrán como esperamos (... ‘que salgan’); No me llamó la persona que tú pensabas (‘... que me llamaría’).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: