Рекламный блок

Estructura de las subordinadas sustantivas con la conjunción que

Las subordinadas sustantivas declarativas con verbo conjugado constan de la conjunción subordinante que y de una oración que constituye su término (Las conjunciones subordinantes), en el sentido de ‘segmento que la conjunción introduce’. Algunas subordinadas sustantivas pueden ir precedidas opcionalmente del artículo el. Este artículo, que les otorga carácter enfático, es propio de los contextos en los que la subordinada sustantiva alterna con la construcción el hecho de que..., como los siguientes: 

El presidente del patronato constituido en 1994 lamenta el que Australia se quede como el pato feo de la ruta (Proceso [Méx.] 1/9/1996); De otro padre de la patria se alababa el que hubiera vencido al ejército enemigo usando como arma el amor (Jodorowsky, Danza); Hasta el que haya habido ladrones nos beneficia (Alonso Millán, Raya). 

No obstante, el paralelismo que sugieren estos ejemplos no es exacto, ya que las subordinadas sustantivas introducidas por el artículo el están más restringidas que los grupos nominales correspondientes con el hecho de que. Entre otras diferencias, estos últimos pueden ser términos de preposición, frente a lo que sucede generalmente con las oraciones subordinadas introducidas por el: independientemente del hecho de que estemos aquí ~ *independientemente del que estemos aquí; aparte del hecho de que los datos fueran falsos ~ *aparte del que los datos fueran falsos. En algunas áreas americanas existe cierta tendencia a anteponer el artículo también a las interrogativas indirectas introducidas con por qué o para qué: Ellos conocen el campo, pero no saben bien el por qué trabajan de ese modo y no de otro (Hoy [Chile] 1/2/1978). 

Se omite a veces la conjunción que en el lenguaje epistolar, administrativo y jurídico, pero también en otras variedades formales de la lengua escrita: 

Conjúrote me respondas por la virtud del gran poder (Rojas, Celestina); La protesta se realizará de 12:00 a 4:00 de la tarde en el parque La Fayette de Nueva Orleans, donde se espera acudan unos tres mil hondureños (Tribuna [Hond.] 2/1/1998); Las informaciones disponibles indican igualmente que es posible exista algo de petróleo en El Petén (Galich, Guatemala). 

La omisión es mucho más frecuente cuando el verbo subordinado está en subjuntivo y aparece contiguo al verbo principal. Se dice, en efecto, Esperamos nos visiten en un futuro próximo, pero no *Esperamos en un futuro próximo nos visiten. En ausencia de que, el modo subjuntivo parece convertirse en la marca de subordinación, lo que fuerza la contigüidad con el verbo del que depende. Las escasas muestras de omisión de la conjunción con verbo en indicativo se dan en oraciones de relativo: Hay autopistas, aun urbanas, que creo son necesarias y convenientes (Clarín 25/4/1979). 

El término de la conjunción que es oracional («que + Melisa está contenta»). Puede no serlo, sin embargo, cuando se sobrentiende una parte de la información, como en Creo que a las cuatro (en respuesta a una pregunta como ¿A qué hora llegará el tren?); Es posible que nunca; Me parece que desde Madrid; Suponemos que no. 

Se construyen con que inicial muchas oraciones independientes de carácter optativo o exhortativo con valor exclamativo: Una frase tomada de plazas y calles, sintetizó la situación: ‘¡Que se vaya!’ (Hoy [Ec.] 10/2/1997); Que Dios me perdone y también usted y todo el mundo que me quiere tirar piedras (Onetti, Viento). Dado que en casi todos estos casos puede sobrentenderse algún verbo de lengua (decir o repetir, sobre todo) o algún verbo de naturaleza volitiva (querer o desear), estas construcciones han sido consideradas tradicionalmente como variantes de las subordinadas sustantivas. Se interpretan también como dependientes de algún predicado, pero no aparecen subordinadas a él, las sustantivas que se usan en las respuestas: ¿Qué más quiere? —Que te portes, mamarracho (Marsé, Rabos). 

Se explica en El relativo como y el interrogativo-exclamativo cómo que, con verbos de percepción (ver, oír, escuchar, notar, etc.), el adverbio interrogativo cómo presenta usos difíciles de distinguir de los de la conjunción como. Aparece esta última en oraciones como Noten como se va filtrando el agua, donde se manifiesta un significado equivalente a Noten que se va filtrando el agua, mientras que en Noten cómo se va filtrando el agua, la interrogativa indirecta introducida por el adverbio cómo alude a la forma en que se produce la filtración. No obstante, la conjunción como conserva en parte el significado modal que posee como adverbio relativo, ya que la percepción del hecho en sí es difícilmente separable de la percepción de la forma en que se realiza.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: