Рекламный блок

Pronombres, adverbios y determinantes relativos

Se denominan oraciones subordinadas de relativo (también oraciones relativas o simplemente relativas) las encabezadas por un pronombre, adverbio o determinante relativo, o bien por los grupos sintácticos que estas voces forman. En el primero de los dos ejemplos siguientes, la subordinada de relativo aparece encabezada por el pronombre relativo que; en el segundo, por el grupo preposicional con la cual, que contiene un pronombre relativo: 

Le pregunté quién le había contado la historia que contaba en el libro (Cercas, Soldados); El universo sería demasiado aburrido sin una mujer con la cual compartirlo (Volpi, Klingsor). 

Como se explica en Presentación y clasificación, los pronombres relativos del español son que, quien y cuanto (el último también usado como adverbio y como determinante: cuantos deseos tenga), a los que se agregan las formas creadas con el relativo cual y el artículo determinado (el cual / la cual / lo cual / las cuales / los cuales). El relativo que no posee flexión; el pronombre quien se flexiona en número (quien / quienes), mientras que cuanto lo hace en género y número (cuanto/cuanta/cuantos/cuantas: Presentación y clasificación). Son asimismo relativos el determinante posesivo cuyo (El relativo cuyo y el interrogativo cúyo), que se flexiona en género y en número (cuyo / cuya / cuyos / cuyas), y los adverbios donde, adonde, como y cuando (¿Adverbios relativos o conjunciones?), además del citado cuanto (Duerme cuanto quieras). En los ejemplos que siguen se subrayan los relativos y se encierran entre corchetes las oraciones subordinadas relativas: 

Solo se acercó a socorrerlo una nodriza [que todavía empuñaba el biberón en una mano] (Martínez Estrada, Cabeza); El hombre [para quien cada suelo es como el suyo propio] ya es fuerte, pero solo es de imitar el hombre [para quien el mundo entero es como un cuerpo ajeno y posible] (Molina Foix, Don Juan); El actor Hal Holbrook, por su parte, encarna al jefe de la NASA, [en cuyas manos está la vida de los astronautas] (Clarín 12/3 1979/ ); Era un hombre corpulento, a juzgar por el modo [como había distendido el somier] (Azancot, Amores); Otra de las situaciones que han tenido que convivir Duque y su esposo, es el momento [cuando la hermosa actriz debe salir al aire efectuando diferentes escenas] (Nuevo Herald 14/7/1997). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: