Рекламный блок

Clases de oraciones relativas

Las oraciones de relativo pueden estar introducidas por un relativo simple o bien por uno complejo, de acuerdo con la caracterización que de ellos se ha hecho en Relativos simples y complejos. En las introducidas por un relativo complejo es frecuente que este vaya precedido de preposición, razón por la cual las oraciones de este tipo se denominan a veces relativas preposicionales. 

Las subordinadas de relativo admiten dos variantes que dependen de la forma en que la oración ejerce su función modificadora. Así, en Los documentos que se salvaron del incendio serán fundamentales en el juicio aparece una relativa especificativa o restrictiva, mientras que la subrayada en Los documentos, que se salvaron del incendio, serán fundamentales en el juicio es una relativa explicativa, también llamada apositiva o incidental. La diferencia esencial entre ambas radica en que las primeras precisan la denotación del grupo nominal del que forman parte, de modo que en el ejemplo propuesto con oración especificativa se expresa que no todos los documentos serán fundamentales, sino solo los que se salvaron del incendio. Las explicativas agregan, en cambio, cierta información, pero no restringen la denotación del grupo nominal: en el ejemplo mencionado con oración explicativa se entiende que todos los documentos serán fundamentales y que todos los documentos se salvaron del incendio. Ambas se caracterizan, además, por rasgos entonativos diferentes y por otras propiedades. Las relativas libres y semilibres (El antecedente: expreso o incorporado) constituyen una subclase de las especificativas. Así, la oración subrayada en el examen para [los que deseen mejorar la calificación] es una relativa especificativa, integrada en la relativa semilibre que está encerrada entre corchetes y que constituye un grupo nominal. 

Las relativas que tienen antecedente expreso ejercen una función similar a la de los demás modificadores del sustantivo. Así, la oración subrayada en una historia que muy bien puede no haber ocurrido desempeña la misma función que los modificadores subrayados en una historia imaginaria o una historia de ficción. Por este motivo, en la tradición gramatical se ha denominado a estas oraciones subordinadas adjetivas. Aun así, entre los adjetivos y las subordinadas de relativo existen diferencias en cuanto a su posición sintáctica (solo posnominal en las segundas), y también en lo relativo a las funciones que pueden ejercer. En efecto, las subordinadas con antecedente expreso no ejercen la función de atributo en las oraciones copulativas: Los niños parecían {débiles ~ *que estaban débiles}, pero en ciertas condiciones pueden desempeñar la de complemento predicativo (Oraciones y grupos verbales en función de atributo. Construcciones conexas), como en: No les pagaba nada, solo las propinas, pero los había que sacaban diez y doce pesetas de ellas (Barea, Forja). 

Las oraciones relativas que algunos autores han llamado pseudoapositivas se emplean para rectificar, atenuar o matizar el contenido expresado por el grupo nominal precedente. Así, la secuencia subrayada en Los invitados, al menos los que se quedaron, bailaron hasta el amanecer es más propiamente una relativa semilibre —por tanto, un grupo nominal en aposición— que una relativa explicativa, aunque presenta la pauta prosódica propia de estas. En efecto, al igual que las relativas libres, estas oraciones no pueden ser introducidas por el relativo el cual, y el artículo que contienen puede ser sustituido por un demostrativo (Los invitados, al menos aquellos que se quedaron...), por cuantificadores (Los invitados, al menos algunos que se quedaron...) o por grupos sintácticos encabezados por estos (Los invitados, al menos los pocos que se quedaron...). Estas relativas suelen estar precedidas por adverbios y locuciones adverbiales de foco (Adverbios de inclusión), como solo, al menos, por lo menos, cuando menos y otros de valor similar, pero también por ciertas fórmulas metalingüísticas de valor rectificativo, como quiero decir o mejor dicho (Clasificación de los conectores discursivos). 

Sean especificativas o explicativas, las oraciones de relativo se integran en el grupo nominal en el que funcionan como modificadores, por lo que aparecen inmediatamente después de su antecedente. Se atestiguan de manera excepcional algunos casos en los que la relativa puede aparecer al final de la oración, es decir, en una posición no contigua a su antecedente, del que la separa algún otro elemento. En los ejemplos que siguen se subrayan tales segmentos: 

Acaban de hacer público un trabajo en la revista JAMA de la semana pasada en el que se establece que las llamadas bombas de insulina son más cómodas y más efectivas (Mundo [Esp.] 31/10/1996); Inspiró confianza a los hombres tachados de liberales, despertando suspicacias, la del párroco en primer término, a quien parecieron modernistas y peligrosos los planes de trabajo propuestos por su nuevo ministro (Yáñez, Filo). 

Así pues, el grupo preposicional en la revista JAMA de la semana pasada separa el relativo el que de su antecedente un trabajo en el primer ejemplo. También en algunas oraciones interrogativas la relativa puede ir separada de su antecedente, como en ¿A quién obedecían, que ahora con el indulto se protege? (Gala, Torturadores). Las relativas de antecedente no contiguo se han denominado también relativas extrapuestas. 

Las llamadas relativas de pronombre pleonástico o reasuntivo aparecen en la lengua oral de muchos países hispanohablantes, pero no son propias de los registros formales ni, en general, de la expresión cuidada, por lo que se recomienda evitarlas. Se caracterizan por que el relativo hace en ellas las veces solo de conjunción subordinante, de forma que pierde el segundo y el tercero de sus tres rasgos característicos, mencionados en El antecedente: expreso o incorporado. Para suplirlos se añade en esta construcción otro pronombre que cubra ese hueco. En lugar de una persona de la que nadie se fía, se dice —en las variedades espontáneas mencionadas— una persona que nadie se fía de ella

Las palabras relativas, al igual que las interrogativas o las exclamativas, pueden estar desplazadas, en el sentido «de situadas fuera de la oración a la que pertenecen». Así, en el único país que creo que no ha visitado, el relativo que es el complemento directo del verbo ha visitado, pero está situado fuera de su oración. El relativo de estas oraciones está, pues, desplazado (también se dice promocionado o elevado) a una posición inicial, fuera de la oración en la que desempeña su función sintáctica. 

Constituyen un grupo especial las relativas encabezadas por los relativos inespecíficos compuestos, que se forman mediante la combinación de las formas simples de los relativos —con excepción de que y cuyo— con la tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo querer: cualquier(a), quienquiera, comoquiera, dondequiera, adondequiera, cuandoquiera y la arcaica doquier(a), que ha pervivido fundamentalmente en la locución adverbial por doquier (‘por todas partes’). Con la excepción de las introducidas por cualquier(a), estas oraciones son características de los registros formales. En los demás, los relativos inespecíficos suelen ser reemplazados por las formas simples (quienquiera por quien; dondequiera por donde; etc.). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: