Рекламный блок

Interpretación de los participios de los verbos inacusativos

Los participios de los verbos transitivos reciben interpretación pasiva. Así, en el militar condecorado no se habla de un militar que ha condecorado a alguien, sino de uno que ha sido condecorado. En cambio, tienen interpretación activa los participios de los verbos inacusativos, como la nieve caída (‘la nieve que ha caído), muchos de ellos pronominales: una muchacha asomada a la ventana, una persona arrodillada, un joven enamorado. El elemento nominal al que se aplican es concebido en estos casos como la entidad que experimenta un cambio de estado o se ve afectada por él, más que como el agente que lleva a cabo una acción. 

Los participios de los verbos inacusativos comparten una serie de propiedades con los transitivos. Forman oraciones absolutas (El participio y las clases de verbos), como en Desaparecido el problema, volvieron a la normalidad; Muy avanzado el año, decidieron salir de vacaciones; Llegado el tren, se cargó el equipaje; Caída la tarde, salían a dar un paseo por la campiña. Pueden también modificar directamente a un sustantivo con el que concuerdan (los niños nacidos en la tarde de ayer), así como admitir el adverbio recién (recién nacido, recién amanecido), característico de los verbos transitivos (recién publicado, recién sacado del horno). Los participios de los verbos intransitivos puros rechazan todas estas pautas y solo se usan en los tiempos compuestos. Frente a los de los verbos inacusativos, carecen de flexión de género y número, a menos que los verbos a los que corresponden tengan variantes transitivas: *chirriada, *estornudados, *sonreídas.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: