Рекламный блок

Impersonales con verbos referidos a fenómenos atmosféricos

Los verbos impersonales léxicos más característicos son los que denotan fenómenos atmosféricos o climáticos, como llover o nevar. Estos verbos no seleccionan un sujeto argumental. La tercera persona que el verbo muestra en español (Llueve; Nevaba; Granizará) corresponde a ciertos pronombres expletivos o espurios (es decir, sin contenido léxico) en algunas lenguas (fr. Il pleut; ingl. It rains; al. Es regnet). Los mismos rasgos de tercera persona están presentes en las perífrasis verbales que se forman con estos verbos: Empieza a chispear; Ya está oscureciendo. El verbo amenazar, generalmente no auxiliar, se asimila a los auxiliares en estas construcciones, como en Departiendo [...] de si amenazaba llover porque el cielo se había encapotado (Pardo Bazán, Pazos), lo mismo que querer o prometer en Quiere llover o en Promete hacer buen tiempo (Semiperífrasis y construcciones no perifrásticas). 

Algunos de los verbos mencionados en el apartado anterior admiten usos personales. Así, el verbo amanecer puede construirse con sujetos de persona, y a veces de cosa, en el sentido de ‘aparecer o estar en un lugar, una condición o un estado al nacer la luz del día’: Amanecí / con dolor en ambas piernas (Calderón, Alcalde). Este mismo uso se percibe en la expresión Buenos días, ¿cómo amaneció usted?, en la que se pregunta por el estado del interlocutor por la mañana. Algunos de estos verbos admiten usos figurados construidos con sujeto, como en Truenan incesantemente los cañones; Escamparon las dudas que lo atormentaban; Relampaguean sus ojos verdes; Le llovieron críticas, elogios, insultos, ofertas, etc.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: