Рекламный блок

La negación morfológica

La negación interna puede expresarse también con recursos morfológicos, concretamente mediante prefijos que indican privación o ausencia, o bien oposición o contrariedad (Prefijos negativos y Prefijos opositivos y de actitud favorable​​​​​​​), como sin- (sinvergüenza), in- (incapaz), des- (desleal), a- (atípico), anti- (anticlerical) y contra- (contracultural). Se manifiesta de esta forma la negación morfológica. Algunos autores entienden que el papel de la forma no en los usos que se mencionan al final del apartado precedente (el no alineamiento, un no pequeño servicio) es similar al de los llamados prefijos separables (Prefijos separables. Sus propiedades gramaticales​​​​​​​). 

La negación morfológica no siempre expresa el mismo significado que las opciones sintácticas. Así, no enchufar no equivale a desenchufar, que manifiesta el sentido de ‘acción contraria’ (El prefijo des-), ni desilusionar significa ‘no ilusionar’, sino ‘hacer perder la ilusión’. Con los prefijos negativos se forman, por otra parte, expresiones argumentativamente más fuertes que con el adverbio no. Así, la oración Está descontenta expresa una afirmación más enfática que la paráfrasis sintáctica No está contenta, como se ve en la gradación implícita de la secuencia No estoy contenta. Es más, estoy descontenta. 

La negación morfológica, a diferencia de la sintáctica, no permite la aparición de términos de polaridad negativa: Ella {no está contenta ~ *está descontenta} y él tampoco lo está; Esta actuación {no sería legítima ~ *sería ilegítima} en ningún caso. Constituyen una excepción algunas voces prefijadas que pertenecen por su significado léxico al paradigma de los inductores negativos: Sería {imposible ~ ridículo} pedirle nada en tales circunstancias.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: