Рекламный блок

La negación en las formas no personales del verbo

Los infinitivos pueden ser negados con el adverbio no en las oraciones subordinadas: Prefiero no hablar de eso (Peri Rossi, Solitario); Figueras se disculpó por no haber comparecido a la cita anterior y por no disponer tampoco de mucho tiempo en esta (Cercas, Soldados). Entre las excepciones, cabe destacar las oraciones dependientes de verbos de percepción, como en si lo ves {salir ~ *no salir), y las construcciones con «al + infinitivo» de sentido temporal: Me encontré con él al {llegar ~ *no llegar} a casa. 

Los gerundios oracionales (Otras interpretaciones del gerundio) admiten la negación en la interpretación condicional, como en ¿Y cómo saber que se existe no sufriendo poco o mucho? (Unamuno, Sentimiento); también en la concesiva: Aun no teniendo dinero, iremos de vacaciones; en la causal: No teniendo cale acción en casa, prefería trabajar en su oficina; y en la ilativa: Comenzaba de nuevo sus viajes por la otra orilla de la Albufera, no volviendo ‘de manera que no volvió’ al Palmar en algunas semanas (Blasco Ibáñez, Cañas). En los dos primeros contextos y en otros similares, «no + gerundio» alterna con «sin + infinitivo», sobre todo en posición preverbal: {Sin saber ~ No sabiendo} manejar un auto, no lo contratarán de repartidor. Ambas construcciones alternan también en algunos usos del gerundio perifrástico (Funciones del gerundio), como en Sigue {no gustándome ~ sin gustarme}. En los demás casos es más rara la alternancia. 

El participio puede ser fácilmente negado: También puedo ofrecerte una copa de vino no mezclado (Somoza, Caverna). Con verbos que expresan acciones delimitadas «no + participio» alterna con la construcción «sin + infinitivo». Una y otra indican que no se llega al límite de alguna situación, como en un libro {no terminado ~ sin terminar}; hechos {no confirmados ~ sin confirmar}.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: