Рекламный блок

Elementos afectados por el ámbito de la negación

Como se recordará (Características de las oraciones negativas), el ámbito de la negación es el dominio sintáctico que está afectado por ella. El ámbito viene determinado en gran parte por factores sintácticos. Así, cuando el adverbio no precede al grupo verbal, todo este constituye su ámbito. En consecuencia, quedan fuera del ámbito de la negación los elementos situados en una posición sintáctica externa a ese grupo. 

No forma parte del ámbito de la negación el sujeto preverbal, pero sí el posverbal. Este último participa en esquemas contrastivos con más facilidad que el primero, de modo que se acepta con mayor naturalidad la secuencia No llamó tu mamá, sino tu papá, que la variante Tu mamá no llamó, sino tu papá. 

Tampoco se ven afectados por la negación los adverbios en -mente externos al grupo verbal (tanto si preceden al adverbio no como si no lo hacen), como los que expresan significados modales referidos al enunciado o a la enunciación (Adverbios oracionales). Así sucede en Obviamente, ella no tenía la respuesta, donde se entiende que el hablante presenta o evalúa como obvio cierto contenido proposicional, o en Afortunadamente, no hubo heridos. Son también externos los adverbios de punto de vista (Técnicamente, no se le puede poner reparo) o los ordenadores del discurso (Finalmente, no salió elegido). En cambio, los adverbios que expresan modos o maneras de proceder caen bajo el ámbito de la negación aunque vayan antepuestos, como en Sensatamente no lo oí razonar nunca. 

Pueden verse afectados por el adverbio no ciertos segmentos sintácticos antepuestos que ocupan la posición de tópico, como en De eso no hablaré; Por casualidad no habrá sido. Los focos, en cambio, suelen ser incompatibles con la negación. Así, *Eso no dije yo es agramatical porque eso es foco, frente a Eso no lo dije yo, en que eso es tópico, como indica la duplicación pronominal. Aun así, se registran ocasionalmente en la lengua oral de algunos países construcciones con focos antepuestos que anteceden a una negación, marcados con un fuerte acento contrastivo, como en Exactamente eso no voy a hacer. 

Los complementos causales muestran cierta inestabilidad en relación con el ámbito de la negación. Como consecuencia de ella, tienen dos sentidos oraciones como Por esa razón no me quedé, con efectos marcados en la entonación. En el primero, el complemento causal queda fuera del ámbito de la negación, lo que da lugar a la paráfrasis Esa razón provocó mi marcha. En el segundo, por esa razón cae bajo el efecto de la negación, de forma que el significado obtenido podría parafrasearse con la oración No fue por esa razón por lo que me quedé, o con Me quedé, pero no por esa razón, sino por otra. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: