Рекламный блок

Otros enunciados de valor imperativo

Es frecuente construir con pasivas reflejas en indicativo y verbos realizativos (Los actos verbales y las modalidades de la enunciación) los enunciados usados para ordenar, aconsejar o recomendar algún comportamiento: Se prohíbe fumar; Se ruega silencio; Se pide colaboración; Se recomienda precaución. Aunque estas oraciones son formalmente declarativas, ha de tenerse en cuenta que la descripción de un estado de cosas se interpreta a menudo como solicitud de que se lleve a efecto, unas veces de manera cortés (Usted me dice lo que quiere y yo se lo busco) y otras de manera más ruda (Tú te comes ahora mismo todos los macarrones). Muchas oraciones construidas con futuro se emplean también para llevar a cabo órdenes, advertencias o peticiones: Irás y le dirás que te perdone; Te agradeceré que eches un vistazo a este texto; Acamparemos aquí. Se trata, en todos estos casos, de actos verbales indirectos, en el sentido explicado en Los actos verbales y las modalidades de la enunciación

También se solicitan o se ordenan acciones diversas con expresiones formadas mediante «a + infinitivo», muy comunes en la lengua coloquial: A dormir; A trabajar; A comer; A estudiar. Aunque pueden transmitir deseos (¡A pasarlo bien!) o recomendaciones (A dormir, mujer, que mañana será otro día), suelen caracterizarse por su tono expeditivo. Los mandatos formados por «sin + infinitivo», propios del español coloquial europeo, suelen caracterizarse también por la brusquedad con el interlocutor: ¡Sin empujar!; ¡Sin abusar!; ¡Sin faltar al respeto! 

Se asimilan a los mandatos, y constituyen, por tanto, actos verbales de sentido imperativo, ciertos usos del gerundio propios de la lengua coloquial (Características del gerundio), como Andando (o Andandito); Callandito, así como otros construidos con el esquema «ya estás + gerundio» (con el auxiliar en segunda o tercera persona: ya está usted, ya están ustedes, ya estáis), también propio de los registros coloquiales: 

Pues ya estás volando a por ella. Yo me quedo de guardia aquí (Martín Gaite, Fragmentos); Ya estás corriendo para la casa si no quieres que te lleve al cuartelillo (Marsé, Rabos); Vamos, vamos, ya te estás calateando, mi amor (Vargas Llosa, Tía).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: