Рекламный блок

Las oraciones exclamativas. Exclamativas totales y parciales

Las oraciones exclamativas admiten una división similar a la establecida para los grupos exclamativos. En efecto, existen oraciones exclamativas que solo se diferencian de las correspondientes aseverativas en los rasgos fonéticos o gráficos mencionados. Así sucede con ¡Estoy agotado! (frente a Estoy agotado); ¡Quería que fuera a trabajar todos los sábados! ¡Este calor es insoportable! Estas oraciones suelen llamarse totales, por analogía con las interrogativas. Se forman con palabras exclamativas las denominadas exclamativas parciales, paralelas igualmente a las interrogativas: 

¡Qué susto me he llevado!; ¡Cuantas veces se lo advertí!; ¡Qué de ores han salido!; ¡Qué cansado estoy!; ¡Cómo se ha puesto de gordo!; ¡Qué temprano llegaron! 

Como en las interrogativas, las palabras exclamativas o los grupos que forman aparecen en posición inicial: ¿Cuánto se demoró? ¡Cuánto se demoró!; ¿Qué dices? ¡Qué dices!; ¿Qué bares frecuentas? ¡Qué bares frecuentas! Análogamente a las interrogativas, las oraciones exclamativas se clasifican en directas, como las que se acaban de mencionar, e indirectas o subordinadas. La oración subrayada en Hemos estado frente a la muerte y hemos comprendido cuán cerca está también la nuestra (Regàs, Azul) constituye un ejemplo de exclamativa indirecta. A diferencia de las interrogativas, las exclamativas indirectas son siempre parciales. Otra característica que diferencia las interrogativas de las exclamativas, sean directas o indirectas, es el hecho de que solo las primeras pueden construirse con infinitivo ( ¿Cómo encontrarla?; ¿Qué decirle?). Se exceptúan algunas construcciones semilexicalizadas, como las que se mencionan en Los grupos sintácticos exclamativos

Aunque existen paralelismos entre los pronombres exclamativos y los interrogativos, se diferencian en algunos aspectos sintácticos y semánticos. Mientras que las interrogativas que contienen el grupo nominal «qué + sustantivo» solicitan que se identifique una determinada entidad ( ¿Qué libro estás leyendo?), el determinante qué apunta en las exclamativas a alguna propiedad extrema que a menudo solo el contexto o la situación pueden aclarar. Así, en ¡Qué libro estás leyendo! puede entenderse ‘... tan malo’, ‘... tan grueso’, ‘... tan divertido’, etc. Carecen de correlatos interrogativos los grupos exclamativos formados con «qué + adjetivo o adverbio». Así pues, junto a ¡Qué lejos vive! ¡Qué alto es!, no se obtiene *¿Qué lejos vive? ni *¿Qué alto es? Las preguntas correspondientes se construyen, según las áreas lingüísticas, con qué tan ¿Qué tan alto es?; ¿Qué tan lejos vive?) o con cómo de ¿Cómo de alto es?; ¿Cómo de lejos vive?). La expresión qué de ¡Qué de gente había!) tampoco se usa en contextos interrogativos (*¿Qué de gente había?). 

Confluyen qué cuánto ante sustantivos no contables en los enunciados exclamativos ( ¡Qué ruido! ¡Cuánto ruido!). De manera similar, las oraciones exclamativas acercan el significado de los adverbios cuánto cómo, de forma que el segundo puede denotar cantidad, no solo manera: ¡Cómo le gusta el arroz! Cuánto le gusta el arroz!; ¡Cómo llovía! ¡Cuánto llovía! No dan lugar, en cambio, a significados similares las oraciones interrogativas correspondientes. La confluencia de cómo cuánto se mantiene en las exclamativas indirectas: No sabes {cómo cuánto} te lo agradezco, no así en las interrogativas indirectas: No he podido averiguar {cómo cuánto} le gusta. 

Los vínculos entre interrogación y exclamación obedecen en parte al hecho de que algunos usos retóricos de la interrogación (La interrogación retórica) son indistinguibles de los de la exclamación. Algunas interrogativas retóricas parciales, como ¿Quién sabe?; ¿Qué tiene eso que ver?, expresan un sentido próximo al de las exclamativas paralelas ¡Nadie lo sabe!; ¡Eso no tiene nada que ver! En los textos alternan los signos de interrogación con los de exclamación al transcribir estas oraciones. Así, los ejemplos anteriores podrían representarse gráficamente de este modo: ¡Quién sabe!; ¡Qué tiene eso que ver! Cuando aparecen los primeros, la oración no se suele pronunciar con la entonación característica de las interrogativas: ¿Adónde vamos a parar con gente así...? (Viñas, Lisandro). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите:

avatar
0 Spam
1
Vamos a ver, no me pongas "Estas oraciones suelen llamarse totales, por analogía con las interrogativas" porque no sé cual es la puta analogía de las interrogativas en tu cerebro, porque hay varias formas de enseñar, a mi me dijeron que las totales son las que se responde con si/no, pero a una exclamación no le voy a decir
-¡Cuántas estufas! + No
Me cago en la puta y esfuerzate en escribir eso
Casi se me olvidaba: Por favor