Рекламный блок

Las interrogativas directas parciales

Las interrogativas parciales o pronominales (llamadas también abiertas) se denominan así porque contienen un elemento interrogativo —pronombre, determinante o adverbio (Particularidades de los pronombres relativos, interrogativos y exclamativosEl determinante posesivo relativo cuyo y los cuantificadorescuanto y cuánto​​​​​​​)— que proporciona la incógnita que debe ser satisfecha en la respuesta, como en ¿Dónde se guardan las tazas de café? Una parte del significado de las palabras interrogativas corresponde a un elemento indefinido. Así, la interrogativa ¿Quién ha llamado esta mañana? presupone ‘Esta mañana ha llamado alguien’. Muchas oraciones interrogativas totales que contienen indefinidos ( ¿Vas a algún sitio?; ¿Te contó algo?) se utilizan en el coloquio con el mismo sentido que las interrogativas parciales correspondientes (¿A qué sitio vas?; ¿Qué te contó?). 

El segmento interrogativo que introduce la incógnita se sitúa al comienzo de la oración y puede estar constituido solo por un pronombre (¿Quién eres?) o un adverbio (¿Cuándo llegarán?), pero también por un grupo sintáctico nominal (¿Qué libro estás leyendo?), preposicional (¿De dónde vienen?), adjetival (¿Qué tan barato resultó?) y adverbial (¿Cómo de lejos queda eso?). Las oraciones que no contienen ninguna expresión interrogativa adelantada, como sucede en ¿Mañana vendrá quién? o en a esta va a ser dónde , se llaman interrogativas sin desplazamiento o interrogativas in situ y suelen usarse para pedir que se aclare o se repita parte de la información que se acaba de oír. El discurso previo, que permite recuperar la información pertinente, hace posible que las interrogativas parciales se reduzcan a menudo al grupo interrogativo (—Acompáñeme, por favor. —¿Adónde?) e incluso, en el habla coloquial, a la preposición, sobre todo con por y para: No voy a ir a la fiesta. - ¿Por?. Las preguntas formadas con grupos preposicionales (¿Con quién hablabas?) exigen otros paralelos en las respuestas (Con Esperanza)

El sujeto de las interrogativas parciales suele seguir al verbo, sea o no de forma inmediata (¿Qué dice Ismael?; ¿Dónde encontró esa pulsera el conserje?), salvo que sea él mismo el elemento interrogativo (¿Quién tosía anoche?). Constituyen excepciones a este principio general ciertas oraciones interrogativas introducidas por adverbios de sentido causal o modal o por el adverbio cuándo. La mayor parte de estas preguntas son retóricas: ¿Cómo alguien que pasa una crisis interpretativa puede matar el gusanillo en programas infantiles? (Cambio 16 17/9/1990); Desde cuándo las señoras decentes tienen edad? (Castellanos, R., Eterno). En el español del área caribeña, especialmente la antillana, y en el de las islas Canarias (España) se pueden anteponer al verbo los sujetos de las interrogativas parciales, especialmente si son átonos o se realizan como tales: ¿Y dónde tú creías que ibas? (Barnet, Gallego). 

Se denominan exploratorias las interrogativas parciales que sugieren una posible respuesta a modo de apéndice interrogativo, como en ¿Qué tenéis hoy para cenar? ¿Lentejas? (Marsé, Rabos) o en ¿Qué espera, que hable de la Patria? (Obligado, C., Salsa). Estos apéndices pueden ser disyuntivos: ¿Quién es la loca? ¿Violeta o tú? (Serrano, M., Vida). En ciertas variedades del habla coloquial de España es frecuente que en este tipo de preguntas el único interrogativo sea qué sin preposición: ¿Qué vas, al cine?; ¿Qué trabajas, de ayudante?; ¿Qué has venido, en tren? Se recomienda evitar estas construcciones en la expresión cuidada. 

Las interrogativas múltiples o complejas ( ¿Quién dijo qué?: Diferencias en el funcionamiento de relativos, interrogativos y exclamativos) contienen más de una palabra o grupo interrogativo: No nos privó a todos de saber quién es quién, quién hizo qué cosa (República [Ur.] 6/3/2009). Por lo general, los elementos interrogativos que aparecen en las preguntas múltiples —y que desempeñan funciones sintácticas diferentes— siguen el mismo orden que en las oraciones aseverativas correspondientes: ¿Qué [sujeto] ocasionó qué [complemento directo]?, aunque los grupos preposicionales se anteponen con facilidad: ¿Con quién [complemento circunstancial] tiene que hablar quién [sujeto]? Las interrogativas múltiples raramente comienzan período, puesto que suelen enunciarse como manifestaciones de la incertidumbre del hablante respecto de un contexto inmediatamente anterior, muchas veces como preguntas confirmativas. 

Se construyen con interrogativas directas sin entonación interrogativa muchos títulos de libros o de otros textos: Cómo vencer la timidez; Dónde invertir sin riesgo; Qué puede hacer para dejar de fumar. El contenido de estos enunciados no es propiamente oracional, no solo porque no se solicita con ellos información alguna, sino porque al usarlos se interpreta la información nominal que corresponde a la palabra interrogativa con la que se forman: ‘Modo (o modos) de vencer la timidez’, ‘Lugares en los que invertir sin riesgo’, etc. 

 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: