Рекламный блок

Relaciones entre subordinadas condicionales, concesivas y sustantivas

Las oraciones condicionales presentan características de las subordinadas sustantivas, entre las que destacan la posibilidad de ser focalizadas o pronominalizadas, la de ser términos de preposición y también la de manifestar a veces contenidos análogos a los que expresan esas otras oraciones. Estas características no son compartidas por las concesivas.

Como se adelantó en Principales características sintácticas de estos períodos, algunas oraciones subordinadas encabezadas por la conjunción si podrían analizarse como sujetos oracionales de predicados que expresan evaluación o reacción emotiva. Estas construcciones, propias de la lengua conversacional, muestran el cruce 
entre condicionales y subordinadas sustantivas, como ilustra la posible alternancia entre si y que en los ejemplos siguientes: fería  estupendo  {si ~ que}  se  animara a venir con nosotros; Hubiera sido mejor {si ~ que} nos hubiésemos quedado en casa. Estas oraciones no se asimilan a las interrogativas indirectas totales (Concepto de subordinada sustantiva y propiedades que las distinguen), ya que no admiten optativamente expresiones disyuntivas (*… si nos hubiéramos quedado en casa o no).

Como las subordinadas sustantivas, las prótasis condicionales pueden ser término de la preposición por, de sentido causal, como en Esta manta es por si hace frío; Te lo digo por si te animas. Son más raras las variantes con para, pero se documentan ocasionalmente en España, como en Me he comprado este traje para si voy de boda o en Menos mal, digo yo, así tenemos a qué agarrarnos para si quiere quedarse aquí una temporadita más (Zamora Vicente, Traque). El término prótasis no es enteramente adecuado para estas construcciones, a pesar de que introducen una hipótesis, puesto que no van seguidas de apódosis. El carácter hipotético de la causa se refuerza a menudo con el adverbio acaso, con el que por forma la locución condicional por si acaso. Esta locución puede ser conjuntiva, como en V yo mientras tanto aquí esperando [...] por si acaso se te ocurría volver (Cañas, Tarantela), pero también adverbial, como en Di dos saltos mortales en el aire, por si acaso (Baroja, Busca). Las construcciones condicionales, a diferencia de las concesivas, también pueden ser término de la conjunción como: Colomba abrió los ojos como si un fogonaxo hubiera estallado detrás de sus párpados (Donoso, Casa). Estas condicionales, casi siempre de carácter contrafáctico, se construyen en subjuntivo. La misma pauta aparece también en las exclamativas independientes, en las que se expresa a menudo rechazo o indignación por algo: Te 
llama a cada rato. ¡Como si no tuviera nada que hacer! A veces alterna «como si + imperfecto de subjuntivo» con «como que + indicativo»: ¿No notas como si te faltara el aire? ~ ¿No notas como que te falta el aire? Las prótasis condicionales pueden, asimismo, constituir el segundo término de las comparativas de desigualdad: fiempre le costará más que si lo compra usado.

Las prótasis condicionales poseen propiedades referenciales que las oponen a las concesivas. Las primeras introducen contingencias, circunstancias o casos. Todas estas son, en efecto, nociones nominales. Así, en Guárdatelo para si tienes que ir a una boda —ejemplo similar al citado en el apartado anterior— se admiten sustituciones como … para esa contingencia o … para esa circunstancia. A su vez, las prótasis condicionales que van seguidas de una apódosis admiten como sustitutos grupos preposicionales, como en fi hace frío ponte los guantes > En ese caso ponte los guantes. Otra propiedad referencial de las condicionales es la de ser modificadas por adverbios de foco del tipo de aun, incluso, ni siquiera, solo, también, como en Incluso si hay revolución a usted no le va a pasar nada (Vargas Llosa,  Conversación). Admiten asimismo expresiones adverbiales que expresan particularización, como especialmente, en particular, sobre todo. Pueden constituir copulativas enfáticas: Si algo le gusta es viajar con sus amigos; Si dijo esto es porque está resentida; Si alguien la conoce bien es su hijo. Son compatibles, además, con el foco de la negación (El foco de la negación) en oraciones contrastivas, como en Christo en el desierto hará de las piedras pan, si le ruegan, no si le tientan (Quevedo, Política).

Las  oraciones  concesivas  carecen  de  las  propiedades  nominales  de  las condicionales. No se forman a partir de ellas expresiones como en ese caso o en tal contingencia, propias de las condicionales, y tampoco siguen a una negación en las construcciones contrastivas: *Báñese con agua fría, aunque le suba la fiebre, no aunque le suba la presión. De hecho, las concesivas rechazan la mayor parte de los adverbios de foco: *folo aunque le suba la fiebre; *También aunque vengas tú; *Especialmente aunque haga frío. Sin embargo, se forman las secuencias 
redundantes incluso aunque y ni siquiera aunque. Muchas de las características de las oraciones concesivas se han atribuido al carácter indirectamente cuantificado de estas construcciones, aportado por los adverbios inclusivos escalares aun (integrado en aunque), incluso o ni siquiera. Así, en las oraciones Aun si no me otorgaran el crédito, ampliaré la casa y El concierto no se suspenderá ni siquiera si llueve, la prótasis incluye la última o la más adversa de las posibilidades, que es la que se halla bajo el alcance del adverbio escalar. Si esta posibilidad (la lluvia, en el segundo ejemplo propuesto) no es capaz de impedir el hecho denotado por la apódosis (la suspensión del concierto, en este caso), tampoco lo harán las situadas por debajo en una escala de obstáculos. Este significado totalizador de las concesivas (en el sentido de abarcador o recapitulador de otras opciones)  las  acerca a las condicionales coordinadas mediante la fórmula  tanto… como… Así, se afirma sin restricciones el contenido de la apódosis en Tanto si me otorgan el crédito como si me lo niegan, ampliaré la casa, de forma que la construcción adquiere indirectamente sentido concesivo. Lo mismo puede decirse de las construcciones disyuntivas de subjuntivo no subordinado, como en Me otorguen o no el crédito... . Las inferencias que proporciona la combinación del adverbio inclusivo aun en aun si y aunque son opuestas a las del exclusivo solo en solo si (Adverbios de exclusión). Así, de Aun si no me invitan formalmente, asistiré se obtiene la inferencia ‘Asistiré en cualquier caso’, mientras que folo si me invitan formalmente asistiré sugiere la paráfrasis negativa ‘Si no me invitan formalmente, no asistiré’.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: