Рекламный блок

Posición de la prótasis y la apódosis en los períodos condicionales

El orden de las oraciones en el período hipotético está determinado por factores discursivos, pero también por principios de naturaleza estrictamente gramatical. Existe una tendencia general a presentar como temática (Funciones informativas. Definición y distinciones) la información que corresponde a la prótasis en el orden «prótasis – apódosis», y como remática la que muestra el orden inverso. Al comparar los períodos Si quiere ingresar este año, debe presentar la documentación y Debe presentar la documentación si quiere ingresar este año, se observa que en el primero la prótasis presenta cierta información que se supone ya introducida en el discurso, o al menos presente implícitamente en la conciencia del interlocutor. Ese período podría servir de respuesta, por ejemplo, a la pregunta ¿Que tengo que hacer para ingresar este año? La posición inicial de la prótasis es un recurso cohesivo que refuerza su vinculación con el contexto previo. En cambio, la prótasis ocupa la posición final en el segundo ejemplo y se interpreta como foco. El período completo podría servir de respuesta a una pregunta del tipo de ¿En qué caso debo presentar la documentación?

La frecuente posición temática de las prótasis corresponde adecuadamente a su papel textual, en particular a su función como marco discursivo, punto de partida y operador que puede suspender o alterar parte del contenido expresado en la apódosis. De hecho, la etimología misma del término prótasis asocia la subordinada condicional a la primera posición del período oracional. En general, la suposición que el hablante propone a su interlocutor es, en principio, previa a la posterior aceptación de la apódosis. Por el contrario, el orden «apódosis – prótasis» del período condicional se suele usar para subrayar el hecho de que la prótasis se interpreta como condición necesaria para el cumplimiento del estado de cosas denotado por la apódosis. Así, los enunciados en los que se expresan acciones prospectivas —una amenaza, una promesa u otro hecho orientado hacia el futuro— se construyen con complementos que admiten oraciones condicionales en secuencias como las siguientes: Lo amenazaron con prohibirle la entrada si no dejaba de umar; Le prometió acompa arla a la esta si accedía a su pedido; Le advirtió que se resbalaría si no sujetaba la escalera. Asimismo, las prótasis integradas en la misma curva tonal de un enunciado interrogativo o imperativo aparecen por lo general pospuestas, como en Cierre la puerta si tiene río; ¿Qué dir tu mujer si se entera?; Venga mañana si quiere que el doctor lo revise. Muestran, en cambio, mayor libertad posicional las prótasis que forman una unidad prosódica independiente, separadas de la apódosis por una pausa: Si me hace el favor, cierre la puerta ~ Cierre la puerta, si me hace el favor; Si puede saberse, ¿qué dijo tu marido ~ ¿Qué dijo tu marido, si puede saberse?

Otro factor que impide la movilidad de los miembros del período condicional y determina la opción «prótasis – apódosis» es la correlación léxica entre la conjunción si y las partículas entonces, pues o su combinación pues entonces:

No sabíamos si irritarnos o sonreír, pero si en alguna ocasión le mostrábamos nuestro malestar, entonces Fulvio le daba un tono más serio y respetuoso a la página de Fogazzaro (Colinas, Carta); Si no hay arreglo, entonces los someteremos a la justicia (Dedom 2/11/1996). 

Mientras que las subordinadas introducidas por si pueden preceder o seguir a la apódosis, las que comienzan con como, mientras o de se suelen ubicar en la posición inicial y se interpretan como tópicos oracionales (Estructura y posición de los tópicos): Como no planteen otra salida, el conflicto seguir siendo irresoluble; Mientras siga tan interesado en sus estudios, no conviene siquiera mencionar esa cuestión; De haberlo sabido, te habríamos avisado. Aunque no es la única opción posible, se suelen anteponer las cláusulas absolutas de participio cuando reciben interpretación condicional (Planteada la cuestión de esta manera, ya no resulta tan ardua; Bien vestida, parecería más joven: Interpretación semántica de las construcciones absolutas), así como las construcciones de gerundio a las que corresponde esa misma lectura (Otras interpretaciones del gerundio) o los grupos preposicionales que se les asimilan, como en Con todas las ventanas cerradas te vas a asfixiar. 

Las prótasis intercaladas forman un inciso que interrumpe la apódosis, como en Me cuidar bien, si nos salvamos, de volver a viajar con esta línea aérea. Estas oraciones introducen comentarios, sean metalingüísticos o no, a lo que se establece en la apódosis, o al menos en el primer fragmento de ella, como en El problema, si estamos de verdad ante un problema, no se resuelve con discursos; Puedo ir a buscar ropa, si te hace alta, este n de semana, o en ve a la manifestación, si te atreves, a dar la cara por ella y por todos (Buero, Caimán). Las prótasis condicionales formadas con si es que... pueden también quedar intercaladas: Pensaba en cuál habría de ser su destino, si es que alguno le aguardaba, en esa batalla. Con la prótasis intercalada se cuestiona aquí la suposición de existencia que el grupo nominal de nido su destino conlleva. 

El orden entre las oraciones del período condicional tiene otras consecuencias semánticas. Una de ellas es la forma en que se interpreta el sujeto tácito del verbo de la prótasis o la apódosis. El sujeto expreso de la prótasis suele determinar la referencia del sujeto tácito de la apódosis en el orden «prótasis – apódosis»: Si arlos perdió el tren, no llegar a tiempo. A la inversa, la referencia del sujeto tácito de la prótasis en el orden «prótasis – apódosis» se obtiene muy a menudo catafóricamente (Relaciones anafóricas y catafóricas) a partir del sujeto expreso de la apódosis, como en Si perdió el tren, Carlos no llegar a tiempo. En el orden «apódosis – prótasis», el sujeto expreso de la apódosis suele determinar el sujeto tácito de la prótasis (Carlos no llegar a tiempo, si perdió el tren), pero no se obtiene fácilmente la situación contraria a esta. Se entiende que se habla, por tanto, de dos personas distintas en la oración No llegar a tiempo si Carlos perdió el tren.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: