Рекламный блок

Oraciones pseudocondicionales

Se llaman pseudocondicionales los períodos encabezados por prótasis no hipotéticas que se usan como recurso retórico para enfatizar la verdad o la falsedad de uno de los dos miembros, o incluso de los dos, como se muestra en estos textos: 

Si tú eres Biancio en el pedir, yo soy Alexandro en el dar (Guevara, Epístolas); Si los ingleses pecaban de una fría e indiferente cortesía, los españoles eran lo opuesto (Britton, Siglo); Si Cervantes representa la cordura, la discreción, la sencillez y la humanidad más accesible, Arrabal es el artificio, el escándalo y la pirotecnia (ABC Cultural 17/5/1996). 

Como se comprueba, los dos miembros del primero de los ejemplos se afirman simultáneamente sin estar unidos por una relación implicativa. Este tipo de período se suele denominar por ello biafirmativo, en cuanto que uno de los estados de cosas descrito no está en función del otro, sino que ambos se presentan como verdaderos simultáneamente. Los dos estados de cosas descritos en estos períodos contienen a menudo términos antitéticos (pedir y dar en el primer ejemplo). La mayor parte de estas oraciones se construye en presente de indicativo. 

Por oposición a los anteriores, en los períodos binegativos se da un proceso de reducción al absurdo. El hablante quiere probar la falsedad de la prótasis contraponiéndola a una apódosis cuya falsedad es aún más evidente: Si Córdoba es Alemania, Madrid bien ser Noruega (Góngora, Epistolario). En la lengua conversacional del español europeo son comunes estas oraciones construidas con la fórmula que venga Dios y lo vea en la apódosis. En otros casos, la apódosis presenta en grado más elevado, casi siempre extremo o hiperbólico, la situación introducida en la prótasis, como en Si tú tienes algo de hambre, yo me comería un buey. Los períodos condicionales así construidos son habituales en la contraargumentación. 

Son asimismo pseudocondicionales las prótasis pospuestas en las que se agregan justificaciones a determinadas preguntas retóricas, como en ¿Para qué cambiar de coche, si está siempre en el garaje?, que se convierte en una negación velada, con significado próximo a ‘No existe razón para cambiar de coche, ya que está siempre en el garaje’ (El relativo como y el interrogativo-exclamativo cómo). En estos períodos condicionales la conjunción subordinante si está a menudo reforzada por las expresiones adverbiales después de todo, al final, al fin y al cabo, igual y otras similares: ¿Por qué no se aprobó el padrón en la sesión del de julio, si al final se terminó aprobando ayer, y también con anomalías? (País [Esp.] 1/11/1997). 

No siempre se incluyen entre las construcciones pseudocondicionales los períodos formados con apódosis en las que se expresa de forma contrastiva un grado menor de la propiedad negada en la prótasis, o una situación escalarmente inferior en alguna jerarquía estimativa. La apódosis suele ir introducida en tales casos por los adverbios escalares al menos y por lo menos, como en Si no es un genio, al menos es un estudiante responsable, o por otros como sin duda o por cierto. La última oración podría parafrasearse con una fórmula adversativa (No es un genio, pero es un estudiante responsable), pero también con una concesiva (Aunque no sea un genio, es un estudiante responsable). He aquí otros ejemplos similares: 

La gente no es muy sutil y respeta en secreto a los solemnes, o si no los respeta por lo menos les teme (Monterroso, Letra); Al día siguiente fue necesaria la atención perspicaz que el congreso exigía, si no para tranquilizarme por lo menos para distraerme (Mujica Lainez, Ídolos). 

La relación concesiva que se obtiene entre los dos miembros asertivos contrapuestos en prótasis y apódosis se extiende a otros muchos casos. Así, en Si antes vivían peleando, ahora son buenos amigos, no se considera hipotético el contenido de la prótasis, sino que más bien se da por cierto y se interpreta semánticamente con sentido concesivo (‘Aunque antes vivían peleando...’). No se pierde, en cambio, la interpretación condicional, como muestra la paráfrasis ‘Si es cierto que antes vivían peleando, también lo es que ahora son buenos amigos’. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: