Рекламный блок

Características generales

El período concesivo encierra un razonamiento en el que la prótasis y la apódosis apuntan a conclusiones opuestas. En efecto, una y otra están argumentativamente encontradas en Aunque estaba muy cansada por el viaje, impartió una conferencia magnífica. La prótasis introduce una situación de contraexpectativa (‘Si alguien está cansado, su trabajo no será magnífico’), por tanto una condición ineficaz o un obstáculo salvable, de forma que no se altera la realización de lo indicado en la apódosis. El esquema Aunque A, B admite a menudo la paráfrasis A, pero B: Estaba muy cansada por el viaje, pero impartió una conferencia magnífica. Sin embargo, las construcciones coordinadas se diferencian de las subordinadas en que no admiten la conjunción en la posición inicial de la secuencia (Conjunciones que denotan excepción). 

La incompatibilidad entre los dos miembros del período concesivo se establece en función de preferencias que se suponen conocidas o habituales, pero también simplemente acordes con el sentido común. En Aunque llueva, saldré a pasear, la lluvia se presenta como un obstáculo o como una posible objeción que justificaría la cancelación del paseo, por cuanto se supone que no es normal salir a pasear si está lloviendo. La expectativa resulta así rechazada, pues la situación representada en la prótasis se considera condición o causa insuficiente para la realización del suceso denotado en la apódosis, que se interpreta como proposición verdadera. 

Las oraciones concesivas formadas con aunque son unidades descomponibles sintácticamente (Conjunciones subordinantes y locuciones conjuntivas). La segmentación de esta conjunción en un adverbio escalar más la conjunción que, como en aun [que lo supiera], explica el concepto de concesión como noción derivada de la de escalaridad. En una escala graduada de condiciones se marca el miembro final, que es el menos previsible o más claramente contrario a las expectativas naturales. Así, en Aunque te quedes sin dormir, has de preparar bien este examen, el elemento extremo subrayado indica que resultan abarcados los demás obstáculos que puedan estar más bajos en tal escala implícita. 

Como en las condicionales, la posición antepuesta o pospuesta de la prótasis concesiva indica su carácter temático o remático. Así, el que dice Aunque llueva, saldré a pasear entiende que la posibilidad de que llueva no es desconocida para su interlocutor, mientras que con Saldré a pasear aunque llueva, presenta en principio como nueva tal información. También existen prótasis concesivas intercaladas: Dentro de su buen estilo, mantiene una leve vulgaridad, rasgo que, aunque nos fastidie reconocerlo, tanto nos agrada a los mujeriegos (Vallejo-Nágera, Yo). 

Como se vio en Relaciones entre subordinadas condicionales, concesivas y sustantivas, las construcciones concesivas carecen de las propiedades nominales de las condicionales, así como de las propiedades anafóricas de sus prótasis. Aunque no existen equivalentes de las copulativas condicionales enfáticas (Copulativas condicionales enfáticas​​​​​​​), se forman períodos concesivos con oraciones copulativas en las que el atributo del verbo ser en subjuntivo se interpreta como información focal: Lo invitaré, aunque solo sea por cortesía. Estas prótasis concesivas pospuestas son análogas discursivamente a las causales explicativas (Causales explicativas). Expresan un valor mínimo, en el sentido de un último argumento o una última razón dirigidos al fin que se persigue. La apódosis expresa en todos estos casos algún contenido prospectivo, sea a través de un futuro, un imperativo, una perífrasis modal (Habría que invitarlo, aunque solo fuera porque…) u otro recurso similar. 

En posición pospuesta y con el verbo en indicativo, puede neutralizarse la diferencia entre las prótasis concesivas y las adversativas, de forma que la conjunción subordinante aunque pasa a interpretarse como coordinante cercana a pero. Este uso adversativo de aunque ha sido llamado restrictivo. Las coordinadas adversativas introducidas por aunque exigen pausa antes de la conjunción, como en Respondió segura a todas las preguntas, aunque (= pero) quedó la sensación de que ocultaba información Aun así, los usos adversativos de aunque no coinciden exactamente con los de pero. Esta última conjunción puede ir seguida de oraciones interrogativas o imperativas (Pueden jugar aquí, niños, pero después ordenen la sala), que aunque suele rechazar (*Es un hermoso día, aunque quedémonos en casa). La distancia entre ambas se acorta cuando sigue a aunque un segmento menor que la oración, como muestra la siguiente alternancia: Respondió a todas las preguntas, aunque ~ pero no con la misma seguridad. La conjunción aunque, usada con valor restrictivo, se construye a veces con gerundio, como en Finalmente ha progresado, aunque trabajando mucho.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: