Рекламный блок

El grupo cuantificativo y la expresión diferencial

De todos los componentes de la comparación de desigualdad, el grupo cuantificativo es el único que no puede quedar tácito, puesto que es el que proporciona la noción comparada. Estos grupos cuantificativos se forman, como se vio en La noción comparada, con los cuantificadores más o menos y un sustantivo o grupo nominal (más mesas de caoba), un adjetivo o grupo adjetival (menos seguro de sí mismo) o un adverbio o grupo adverbial (más cerca de ti). El grupo cuantificativo puede estar constituido únicamente por el cuantificador comparativo (más o menos), como en Deberíais hablar menos y escuchar más. El núcleo de la comparación no está expreso en estos casos, pero la noción comparada se determina en función de la interpretación del cuantificador como adverbio o pronombre (La noción comparada). 

La expresión diferencial se agrega al grupo cuantificativo para configurar con él un grupo comparativo complejo: bastante más salados, muchas más semanas, solo unos pocos años más viejo. Algunos adverbios en -mente (considerablemente, infinitamente, ligeramente) pueden desempeñar el papel de elemento cuantificativo diferencial, como en Añadiré que en la isla la preocupación erótica era incomparablemente más intensa que en la Riviera (Mujica Lainez, Escarabajo). Los grupos nominales cuantificativos constituyen con frecuencia expresiones diferenciales, como las subrayadas en medio metro más largo, dos años más joven, mil pesos más barato, varios grados menos fría, diez minutos más tarde. Los grupos cuantificativos diferenciales han de ser compatibles semánticamente con el núcleo de la comparación. Así, en los ejemplos anteriores, el elemento diferencial aporta la unidad de medida (metro, año, peso, grado y minuto) correspondiente a la magnitud que se compara (longitud, edad, precio, temperatura y tiempo, respectivamente). 

El sustantivo vez (también tanto en México y algunos países centroamericanos), forma grupos diferenciales de valor multiplicativo junto con numerales o indefinidos, como en El nuevo tejido es varias veces más resistente, en El pequeño mide tres veces menos que el grande o en Hoy he cazado cuatro veces más perdices que ayer. Así, esta última oración significa aproximadamente ‘Hoy he cazado un número de perdices que multiplica por cuatro el número de perdices que cacé ayer’. Incorporan un grupo diferencial multiplicativo y un cuantificador comparativo las formas el doble (‘dos veces más’), el triple (‘tres veces más’), el cuádruple (‘cuatro veces más’) y otras similares. Se construyen, pues, con complementos introducidos por la conjunción que, como el resto de las construcciones comparativas: En invierno como el doble (de dulces) que en verano. 

La expresión diferencial precede por lo común al grupo cuantificativo. No obstante, los cuantificadores mucho, bastante y —muy esporádicamente— poco permiten dos órdenes sin diferencia apreciable de significado. Alternan, pues, muchas horas más y muchas más horas, bastantes satisfacciones más y bastantes más satisfacciones, pocos datos más y pocos más datos. La expresión diferencial (que se subraya) constituye un grupo diferencial discontinuo en la segunda variante de estos pares, puesto que presenta intercalado el cuantificador comparativo. Aunque las dos combinaciones son posibles, se prefiere el orden cuantificador comparativo sustantivo con los nombres no contables. Se dice, en efecto, mucha más agua con mayor frecuencia que mucha agua más. Los cuantificadores numerales requieren, en cambio, el orden contrario. Se rechaza *Tiene cuatro más años y se emplea, en su lugar, Tiene cuatro años más. Es asimismo más frecuente el orden cuántos sustantivo más» (¿Cuántos años más?) que cuántos más sustantivo (¿Cuántos más años?), prácticamente reservado en la actualidad para ciertas interrogativas retóricas. El relativo cuanto solo acepta la segunda de estas dos opciones (como en cuantos más trajes tengas). Con las construcciones pseudopartitivas (Los cuantificadores en las estructuras pseudopartitivas) se forman habitualmente expresiones diferenciales discontinuas, ya que el complemento partitivo sigue al cuantificador comparativo, como en Póngame un poco más de leche, por favor

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: