Рекламный блок

Comparativas de alteridad y adición

El cuantificador comparativo más (no así menos) adquiere a menudo el significado que corresponde a otro, como en Lo conseguí sin más ayuda que la suya (‘... sin otra ayuda que la suya’) o en No le quedaba más remedio que dimitir (‘... otro remedio que dimitir’). Estas construcciones se denominan comparativas de alteridad. No siempre es posible distinguirlas de las llamadas comparativas aditivas. En efecto, si se dice No he leído más libros que los que el profesor nos mandó, cabe entender que se quiere decir ‘otros libros distintos de esos’ (alteridad), pero también ‘otros libros además de esos’ (adición). Ambas pautas pueden considerarse variantes de una misma estructura. 

Algunos gramáticos no consideran propiamente comparativas las oraciones formadas según esta pauta, aunque se construyen con la conjunción comparativa que. El argumento fundamental se obtiene al considerar pares como Velázquez pintó más cuadros que Murillo ~ Velázquez pintó más cuadros que Las meninas. La segunda oración se considera una comparativa de alteridad – adición, pero no se compara en ella el número de dos conjuntos de cuadros, sino que se establece un solo conjunto que, además del cuadro mencionado (Las meninas), incluye otros. Aunque la cuestión es polémica, cabe pensar que estas construcciones denotan ‘comparación’ si se entiende por tal la expresión de identidad, la semejanza o la diferencia que se reconoce entre personas o cosas. 

Las construcciones de alteridad – adición aparecen con más frecuencia en contextos negativos, como en No existía más solución que aquella (Mujica Lainez, Bomarzo). Más que se acerca aquí a una conjunción negativa (‘No existía sino aquella solución’). No y más forman en muchos de estos contextos una perífrasis discontinua que significa ‘solo’ (‘Solo existía aquella solución’). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: