Рекламный блок

Comparativas con mismo e igual

Con el adjetivo mismo y sus variantes de género y número se establecen comparaciones de igualdad en las que se expresa identidad, pero no solo de cantidades, números o grados (Eché la misma sal que ayer; Mi bebé tiene los mismos meses que el tuyo; Te quiero lo mismo que antes), sino también de entidades individuales: Olga vivía en la misma ciudad que él. El sustantivo al que mismo modifica determina la noción comparada. A este sustantivo puede corresponderle una interpretación de ejemplar, como en la última de las oraciones anteriores, o bien de tipo, como en Mi vecina compra la misma leche que yo. Como se ve en los ejemplos propuestos, el segundo término de la comparación está introducido por que (no por como, que se empleaba en la lengua antigua, pero que en la actualidad no se recomienda). La naturaleza relativa o conjuntiva de que es polémica en algunos de estos casos, pero parece haber más argumentos a favor de interpretar como conjuntiva esta partícula en estructuras como A él le gustan las mismas películas que (me gustan) a mí. Las construcciones formadas con mismo son simétricas (Aspectos formales e interpretativos), por lo que dan lugar a las alternancias características de estas construcciones, como en Lázaro recibió la misma carta que Inés Lázaro e Inés recibieron la misma carta. 

Se construyen asimismo comparaciones de igualdad con el adjetivo y el adverbio igual. El segundo término puede estar introducido por la conjunción que en ambos casos: La lechuza no es igual que el búho (adjetivo); Se apellida igual que yo (adverbio). Con el adjetivo igual alternan el complemento conjuntivo y el preposicional: Es igual que tú Es igual a ti, no así con el adverbio igual (Trabajan igual que tú *Trabajan igual a ti ). Se registran usos de como en lugar de que en esta pauta, pero se trata de una variante desprestigiada, por lo que se recomienda evitarla: Sois igual de mentirosos como ellos (en lugar de la forma correcta ... que ellos). El adverbio igual cuantifica también a adjetivos (Era igual de guapo que su abuelo) y a adverbios (Cantas igual de bien que un profesional). Como los adverbios no tienen flexión, se recomienda evitar secuencias como *Los dos relojes son iguales de caros

El adverbio igual ha desarrollado en el español coloquial un sentido comparativo que puede parafrasearse como ‘con idéntica probabilidad’. En este uso, alterna con lo mismo, como en No repara en métodos ni en personas. Igual se tira contra usted que contra la viuda (Aguilar Camín, Golfo); “Igual pudo ser la guerrilla que el ejército”, responde Agustín (Mundo [Esp.] 30/9/1996). El adverbio igualmente admite la conjunción comparativa que (Es igualmente válido en un caso que en el otro), pero se prefieren en su lugar las conjunciones copulativas (Es igualmente válido en un caso y en otro). El adjetivo idéntico se construye con la preposición (unas huellas idénticas a las de los osos). El uso de que tras esta voz (un huesecillo idéntico que un yunque) está muy desprestigiado, por lo que se recomienda evitarlo. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: