Рекламный блок

Otras locuciones de valor causal y final

Con la pauta «preposición + sustantivo + de» se forma un buen número de locuciones preposicionales causales: a causa de, a fuerza de, con motivo de, en razón de, en virtud de, en vista de, por causa de, por razón de. La locución por culpa de implica un efecto negativo o desfavorable, a diferencia de la también locución preposicional causal gracias a, que supone la valoración contraria. Las locuciones causales y finales se construyen con grupo nominal o con oración de infinitivo, pero muchas pueden combinarse también con una oración de verbo en forma personal, precedida de la conjunción que: a causa de {la llamada ~ que lo llamaron}. En tales casos cabe interpretar, como en el caso de porque, que se forman locuciones conjuntivas (por tanto, [a causa de que] [lo llamaron]), o bien que el término de la locución preposicional es una subordinada sustantiva (por tanto, [a causa de] [que lo llamaron]). Véase Porque y para que

La doble interpretación puede extenderse a las locuciones de valor final que se ajustan al esquema «preposición + sustantivo + preposición» (con la adición de que si el verbo está en forma personal): a efecto(s) de (que), a fin de (que), al objeto de (que), con ánimo de (que), con (el) objeto de (que), con intención de (que), con miras a (que), con vistas a (que), en orden a (que) Aun así, el hecho de que la conjunción que forme parte muchas veces del segmento sustituible por un pronombre (en orden a que... > en orden a ello) favorece el análisis que asigna ese segmento a la subordinada sustantiva, en lugar de a una locución conjuntiva. Aunque se documentan en el lenguaje periodístico, no se han incorporado a la lengua culta general a objeto de (que), a virtud de (que), con vista a (que), en vistas a (que) Algunos de estos grupos sintácticos, sobre todo los construidos con la preposición con y los sustantivos propósito, deseo, n, idea y otros similares precedidos de artículo, no están lexicalizados del todo, por lo que no se asimilan enteramente a las locuciones. Prueba de ello es que admiten el artículo, pueden ser sustituidos por demostrativos (con el propósito de > con ese propósito) y aceptan adjetivos: Seguía fumando con el único propósito de que yo supiera dónde estaba (Muñoz Molina, Beltenebros); Basada en un caso real de tres adolescentes dos chicos y una chica de clase media que roban y matan con la vaga idea de hacerse con dinero (Mundo [Esp.] 20/2/95). 

Algunas locuciones causales proceden de construcciones absolutas con participio, como puesto que, supuesto que, dado (que), visto (que) y habida cuenta de (que) Se asimila en parte a ellas debido a (que) Se recomienda no construir con infinitivo la variante debido a, como en Jugó solo diez minutos debido a tener dolores. Tampoco se considera recomendable motivado a (que) Estas locuciones ofrecen grados distintos de lexicalización. Así, en dado (que) y visto (que) puede distinguirse aún una subordinada sustantiva que alterna con grupos nominales, como en dado que era inteligente ~ dada su inteligencia, alternancia que no se da con puesto que. Están, en cambio, plenamente lexicalizadas las locuciones causales formadas sobre adverbios, como en cuanto que, en tanto en cuanto, por cuanto, ya que No se ha extendido en la lengua culta la locución conjuntiva por cuanto que

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: