Рекламный блок

Las nociones de ‘causa’ y ‘finalidad’

Entre los tipos de causas que la tradición filosófica distingue está la causa final, que corresponde en la gramática a las oraciones finales. El ejemplo propuesto Se quedaron en casa para no pasar frío ilustra el vínculo que existe entre las nociones de ‘causa‘ y ‘finalidad‘. En efecto, para no pasar frío expresa la finalidad de la situación consistente en quedarse en casa, pero a la vez el propósito de no pasar frío es la causa de tal situación. Prototípicamente, la información que aportan las subordinadas causales es anterior al estado de cosas designado por el verbo subordinante, esto es, tiene carácter retrospectivo. En cambio, el contenido manifestado por las construcciones finales es prototípicamente prospectivo, es decir, posterior al que expresa el verbo de la oración principal.

La proximidad entre las ideas de ‘causa’ y de ‘finalidad’ tiene reflejo gramatical, ya que ciertas preguntas formuladas con por qué se pueden contestar con expresiones encabezadas por para, y viceversa: ¿Por qué repites siempre lo mismo? —Para que me hagan caso de una vez. Por otra parte, causales y finales se coordinan entre sí, como en Les fue franqueado el paso hacia Lisboa, «porque llevaban documentación argentina y para que no perdiesen los pasajes que tenían para viajar ese mismo día a Buenos Aires» (País [Esp.] 1/11/1980). Además, las construcciones con por y porque, típicamente causales, pueden tener valor final, como en Habla en voz baja por no molestar o en El anís lo acepto, porque no diga usted que es un desaire (Fernán Gómez, Viaje). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: