Рекламный блок

La expresión de la causa y la finalidad

Las llamadas en la tradición oraciones subordinadas causales (La película no obtuvo el premio porque la crítica la atacó demasiado), junto con determinados grupos preposicionales (Murió por sobredosis; Se sintió más tranquila gracias a tu presencia), constituyen la manifestación gramatical más característica del concepto de ‘causa’. Del mismo modo, las expresiones prototípicas de la idea de ‘finalidad’ son las llamadas oraciones subordinadas finales (Leía un rato antes de dormir para que le viniera el sueño), así como los grupos preposicionales con para (un nuevo parque para el disfrute de los ciudadanos). 

Los conceptos de ‘causa’ y ‘finalidad’ se expresan o se infieren a menudo por otros medios. Así, tienen valor causal la relativa subrayada en El ministro, que era nuevo en el cargo, no entendió bien la situación, el primer miembro de la coordinación Era de noche y no se veían las huellas y las oraciones subrayadas en Cuando él lo dice, estudiado lo tiene (Alvarado, Cartas ); Si hemos llegado hasta aquí, bien puedo quedarme hasta el final (Mendoza, Ciudad) o Muerto el perro, se acabó la rabia. Los contenidos causales pueden manifestarse también a través de verbos como acarrear en Esta desorganización nos va a acarrear serios problemas. Tienen valor final, por su parte, las relativas de infinitivo (un lugar donde dormir), así como los complementos de verbos como destinar, de sustantivos como proyecto o de adjetivos como dispuesto (a).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: