Рекламный блок

Finales de la enunciación

Son externas al predicado las subordinadas finales de la enunciación. Con estas oraciones se manifiesta la finalidad que se persigue al enunciar algo, como en Ya son las dos, para que te enteres No expresan, en consecuencia, el propósito de la acción designada por el verbo principal (a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en Trabaja para ganar dinero). He aquí algunos ejemplos de finales de la enunciación: 

Te estás fumando dieciocho pesetas, para que lo sepas (Belbel, Caricias); A la mirada comprometida de Violeta yo la llamaría, para ser exactos, responsabilidad (Serrano, M., Vida); Bueno, para no alargarles más la cosa, un día quieto, de esos que abundan mucho en estos pueblos, llegaron unos revoltosos a Corazón de María (Rulfo, Llano).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: